Algunos animales del mar pueden sufrir quemaduras en la piel y muestra de ello es el caso de un delfín nariz de botella que acaparó titulares cuando quedó varado en una bahía de Aberdeen, en Escocia.

Por su parte, Lorena Culloch encontró al mamífero marino después de que la navegación por satélite la llevó por la vía equivocada en la bahía de Nigg. Ahí vió al delfín, que estaba a punto de morir. Con apoyo de otra persona trataron de mantenerlo a salvo de las quemaduras solares colocándole mantas húmedas encima mientras llegaban los especialistas.

Es importante resaltar, con información de la página Yahoo! Noticias, que como todo el rescate tomó alrededor de 12 horas, el delfín, bautizado como Spirtle, se quemó la piel.

A su vez, se expresa que el mamífero fue visto recientemente a 150 millas de distancia, en el estuario de Cromarty, jugando y persiguiendo a los peces aunque todavía son visibles cicatrices con ampollas a causa del calor.

Finalizando, se puntualiza que los delfines nariz de botella son la especie más común de delfines y se ubican en aguas templadas de todo el mundo.