La historia se repite otra vez y ya parece un guión de Hollywood. Policías de Oklahoma grabaron durante un control rutinario de tráfico cómo UNA LUZ BRILLANTE CRUZABA EL CIELO. Vecinos de Texas, parte de Oklahoma y Kansas también fueron testigos. El video se filtró por Internet, pero horas después el Gobierno norteamericano salió por los medios a decir que se trataba de un meteorito.

Los medios norteamericanos, que muchas veces pecan de “demasiado” prudentes, reprodujeron la versión oficial. Publicaron que pilotos de aviones notificaron la presencia de una potente luz y algunos vecinos de la zona pensaron que se trataba de un avión en llamas. Pero, lo cierto (Y ESTO ES PALABRA DE CREER O REVENTAR) es que la Policía no ha recibido ningún aviso de daños a causa del impacto del meteorito.

Un portavoz de la Administración Federal de Aviación (AAD, en sus siglas en inglés), Lynn Lunsford, dijo al periódico de Austin “Statesman” que dado que había podido ser visto por gran número de personas a lo largo de “tantos kilómetros” lleva a pensar que tiene que ser “o un meteorito o una pieza de basura espacial, pero probablemente un meteorito”. (LAS DUDAS SE EXPLICITAN EN EL DISCURSO POR SÍ SOLAS).

Para seguir sumando elementos distractivos y chivos expiatorios, la NASA recordó con énfasis un informe de septiembre en el que asegura que más de 15.000 fragmentos de basura espacial contaminan la órbita de La Tierra. Este organismo cuenta con el programa U.S Space Surveillance Network, una iniciativa del Ejecutivo estadounidense que detecta por radares los cuerpos extraños que superen los cinco centímetros. Los controla, cataloga e identifica, además de predecir cuándo y dónde caerán en la Tierra (INFORMACIÓN SIEMPRE CLASIFICADA Y NUNCA REVELADA).