Comunidad de Los Cerritos, sin importar el lodo, recibe al Gobernador

Calzada entrega techumbre en Jardín de Niños, y bicicletas a estudiantes de telesecundaria
03 de febrero de 2012      por Dante Aguilar        

Comunidad de Los Cerritos, sin importar el lodo, recibe al Gobernador

La comunidad de Los Cerritos en el municipio de Tequisquiapan, gobernado actualmente por el PAN, está enclavada a unos  kilómetros al este de la carretera que lleva de Querétaro a Tequisquiapan.

Este viernes Los Cerritos es foco de atención en la agenda pública gubernamental, porque ahí se entregará Techumbre de un Jardín de Niños y bicicletas para estudiantes de la Telesecundaria, como parte del programa Ayúdame a Llegar 2012.

El camino que lleva a esta comunidad, desde la carretera, sólo tiene un tramo pavimentado, tal vez por ello el primer anuncio  que se ve en el poblado es el de una vulcanizadora.

El resto de las vías de acceso es empedrado, eso en el mejor de los casos. En el peor: es terracería, charcos y hierba. Y este viernes, después de las lluvias registradas en los últimos días, esos caminos de terracería están convertidos en lodo y baches, por donde la gente debe de sortear el paso, para no caer.

Varias calles adentro de este poblado se encuentra una escuela que hoy luce más limpia que nunca, por la visita del gobernador José Calzada Rovirosa, así como del alcalde interino de Tequisquiapan, Héctor Pintor Ramírez, quienes encabezarán la entrega de un techo enorme de aluminio  en el Jardín de Niños John Dewey, nombrado así en honor al filósofo y pedagogo estadounidense que murió en 1952 y que, de acuerdo con la UNESCO, propagó el pensamiento filosófico que abogaba  “por la unidad entre la teoría y la práctica” y que sostenía que

“democracia es libertad”. Un pensamiento  que viene muy a modo en estas vísperas electorales en México.

Ya pasan de las 10 de la mañana, y en el cielo se ve sobrevolar el helicóptero que trae al mandatario estatal. La expectativa en la escuela es grande… Decenas de mujeres, niños y algunos hombres esperan su llegada, encabezados por el alcalde interino, quien hoy viste de color azul, los colores de su partido, acompañado de María Eugenia Bueno Zúñiga, la directora del DIF estatal, vestida con un abrigo rojo.

Del equipo de logística les avisan que ya viene el gobernador, por lo que apuran el paso para recibirlo dos calles adelante, en medio del lodo.

Lo saludan y reinician el paso de regreso hacia la escuela, donde ya es esperado con ansias el jefe del ejecutivo estatal, por los habitantes, los demás funcionarios y la prensa…El mandatario saluda a los habitantes de Los Cerritos. José Calzada hoy viste de camisa color rojo, pantalón de mezclilla perfectamente planchado, zapatos boleados, y un paliacate de color rojo en la bolsa trasera izquierda del pantalón, seguramente para calmar el sudor en las horas de mayor calor.

Saluda de mano al alcalde, Héctor Pintor, que por cierto en días pasados había denunciado aviadores en la administración que encabezó su antecesor, Raúl Orihuela. Ambos caminan juntos, platican en corto, mientras dan pasos grandes para evitar resbalarse con la tierra mojada. Van a la derecha del camino, de rojo y azul.

Al paso del gobernador rumbo a la escuela, vecinos se le acercan para pedirle que los apoye con la pavimentación de calles.  Él respalda la gestión.

El evento comienza. Los niños, sentados en la explanada que es cubierta por la techumbre que hoy es entregada, visten arriba de su uniforme una playera blanca de Soluciones, el programa estatal de apoyo social.

A su derecha están todas las bicicletas que recibirán. Son 152 bicis, para todos los alumnos. El objetivo es que con ellas puedan trasladarse a la escuela en vez de caminar entre la tierra o el lodo; y de paso aprovecharlas para ir a los mandados de la casa y hacer ejercicio. Las bicicletas fueron donadas por el Centro Telmex.

Durante su discurso el gobernador se compromete a construir un salón de usos múltiples, a petición de algunas madres que no dudan en echarle porras.

Concluye el evento, y los niños y madres se acercan a saludar al mandatario, lo mismo que algunos, sólo algunos hombres, que son un poco más penosos. A su paso, rumbo a la camioneta que lo llevará a otro acto en la Comunidad de San Nicolás, también en Tequisquiapan, una mujer cargando a su niña de unos dos años, se acerca y habla unas palabras con el mandatario, quien es franqueado por el alcalde Pintor.

Ella agradece por el préstamo que le hicieron para abrir una panadería. Comenta que antes el pan lo horneaba en su estufa, hacía apenas unas 50 piezas, hoy, dice, hace el triple. Su jornada empieza a las 5 de la mañana y concluye a las 8 de la noche; y durante ese tiempo saca unos 500 pesos al día, si bien le va.

Después de la breve charla, el jefe del ejecutivo estatal le dice que la felicita y que siga produciendo. Él se va, ahora el lodo lo pasa arriba de la camioneta, en la que lo acompaña el alcalde de Tequisquiapan.

La comunidad de Los Cerritos los despide desde la orilla del camino, en medio de la tierra, los charcos y las hierbas.