La enfermedad que no te mata pero destruye tu calidad de vida

Calidad de vida de pacientes con artritis reumatoide es de las peores en México, reveló estudio.
04 de marzo de 2012      por Pilar Pérez Luna        

La enfermedad que no te mata pero destruye tu calidad de vida

¿Alguna vez has despertado con un fuerte dolor de articulaciones? ¿Con rigidez? ¿Fiebre?

Cuidado, puedes padecer artritis reumatoide.

La artritis reumatoide se define como una enfermedad crónica en pacientes que tiene alterada su inmunidad; es decir, que  se inflaman de las articulaciones (manos, codos, rodillas y/o cadera), provocando la incapacidad de manera progresiva en quien lo padece.

Los especialistas desconocen  la causa de este padecimiento; sin embargo, es más común en mujeres que en hombres, informó Manuel Robles San Román, presidente de la Fundación Mexicana para Enfermos Reumáticos (FUMERAC). Y es que detalló que tres mujeres por cada hombre tienen artritis reumatoide.

No obstante, dio a conocer que este padecimiento tampoco se determina por situación geográfica, por lo que afecta igual en zonas cálidas como frías. Aunque de acuerdo a los resultados del Estudio Percepción del Paciente con diagnóstico de Artritis Reumatoide, quienes más lo padecen son personas de escasos recursos.

Síntomas

Algunas de las principales señales que el cuerpo  emite cuando un paciente podría tener artritis reumatoide  es la presencia de un  dolor o inflamación  articular de forma súbita, la cual ocurre sin ninguna causa traumática aparente.

Simplemente comienza la inflamación o rigidez de las articulaciones de un día para otro. En ocasiones se registra fiebre o  malestar general; sin embargo, la alarma debe levantarse ante la rigidez repentina, pues de no recibir un tratamiento correcto, el paciente podría llegar a sufrir algún tipo de discapacidad.

Tratamiento

En México existe un millón y medio de pacientes con artritis reumatoide, pero sólo el cinco por ciento de ellos está controlado y es tratado adecuadamente a través de la terapia biológica que permite recuperar la funcionalidad de las articulaciones por completo.

Aunque el costo de los tratamientos es muy elevado, ya que puede variar desde 30 mil a 180 mil pesos por año, afectando. Progresivamente, la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares al tener complicaciones económicas con el avance de esta enfermedad.

En este marco y de acuerdo a los resultados del estudio Percepción del Paciente con diagnóstico de Artritis Reumatoide, nueve por ciento de los pacientes con este padecimiento acuden al Seguro Popular, el cual no cuenta con los requisitos necesarios para brindar la atención necesaria.

En el país sólo existen 530 reumatólogos y aunque se encuentran distribuidos en todo México, los servicios de Salud no cuentan con este tipo de especialista, por lo que muchos pacientes no saben a dónde acudir en cuanto se presenta el primer síntoma.

El estudio Percepción del Paciente con diagnóstico de Artritis Reumatoide se aplicó a 400 enfermos de Artritis Reumatoide de todo el país, especialmente de los estados de Guadalajara, Monterrey, Puebla y Toluca con la intención de conocer la percepción de la condición de los enfermos mexicanos en comparación con la de los pacientes de otros países,  tanto desarrollados como economías emergentes.

En dicho estudio se determinó que México se encuentra en los últimos lugares, en aspectos como atención médica, acceso a terapias tanto farmacológicas como físicas o de rehabilitación y las condiciones de los pacientes son muy malas en cuanto a calidad de vida.

Además se analizaron variables socioeconómicas y se encontró que el costo es enorme en cuanto a faltas y permisos en el trabajo no sólo del enfermo sino de sus familiares, así como un alto índice de maltrato y discriminación hacia los enfermos.

En este mismo sentido, Robles San Román consideró que es necesario recibir el apoyo del gobierno del estado con la intención de que los pacientes con artritis reumatoide reciban el tratamiento adecuado.

Al final exhortó a la gente para que acuda de inmediato con algún especialista en cuanto se presente el primer síntoma con las características de la artritis reumatoide, a fin de evitar el deterioro de la calidad de vida de los pacientes.