Hechos violentos en escuelas

En Puebla se han registrado acontecimientos, que han provocado indignación y preocupación.
12 de febrero de 2017      por        

Hechos violentos en escuelas

De todas las malas noticias con las que inició el 2017, sin duda alguna, la más lamentable, es la tragedia ocurrida al interior de un colegio privado en la ciudad de Monterrey, donde un menor de edad disparó contra sus compañeros de clase, contra su maestra, y luego se suicidó.
 
Lo anterior no sólo alarmó a propios y extraños por la cuestión de cómo un niño portaba un arma de fuego, sino que puso en perspectiva la labor que como padres de familia estamos haciendo con nuestros hijos, la falta de atención, la falta de interés y sin duda, la tan mentada descomposición del tejido social.
 
El caso de Federico, de 15 años, quien perpetró el ataque el 18 de enero al interior del Colegio Americano del Noreste, utilizando una pistola calibre .22 con la que hizo 10 disparos contra su maestra, a varios de sus compañeros; el último lo colocó en su cabeza.
 
Lo anterior remite a varios casos quizá no de la misma magnitud, pero que se han registrado en Puebla y que en su momento, también han provocado indignación y preocupación.
 
El 12 de marzo de 2013, una adolescente de 15 años de edad que estaba embarazada, decidió quitarse la vida al interior de la escuela secundaria donde estudiaba, la cual se ubica en la unidad habitacional La Ciénega.
 
La menor fue encontrada por sus padres, quienes eran los conserjes del plantel educativo. Se sabe que los vecinos reportaron al número de emergencias 066 –en aquel entonces- que una mujer estaba gritando porque la golpeaba su marido.
 
Sin embargo, cuando llegaron elementos de la Policía Municipal del Sector 1, se encontraron que la mamá había encontrado a su hija colgada de las escaleras, con ayuda de su esposo la bajó y juntos intentaron reanimarla dándole a oler alcohol, pero ya había fallecido para entonces.
 
Al año siguiente, en junio, en dos municipios del interior del estado, se reportó que dos alumnos de nivel primaria habían sido sorprendidos portando armas de fuego al interior de sus respectivas escuelas; afortunadamente, el caso no pasó a mayores porque se pudo evitar una tragedia.
 
En aquel entonces, la Secretaría de Educación Pública del Estado, informó que maestros de la escuela primaria bilingüe Nezahualcóyotl, en el municipio de Miahuatlán, detectaron a una alumna de sexto grado que portaba un arma de fuego.
 
Fueron sus compañeros quienes dieron parte a uno de sus maestros, que a su vez comunicó lo sucedido al director de la escuela; el arma se decomisó luego de que se convocara a los padres de familia para una revisión de mochilas y se confirmara que la menor la llevaba entre sus útiles.
 
El otro caso ocurrió en la primaria Manuel Pereyra Mejía del municipio de Tehuacán, donde un alumno de tercer año había llevado una pistola deportiva a la escuela, que presuntamente sacó de su casa, por lo que se citó a los padres del menor para que estuvieran al tanto de la situación.
 
Pero el 29 de enero de 2015, en la ciudad de Puebla se registró una riña al interior de la escuela secundaria federal número 5, Jesús Romero Flores, con sede en la junta auxiliar de San Felipe Hueyotlipan.
 
No se trató de una pelea en la que lo más grave hubieran sido los “montoneros”, sino que uno de los adolescentes portaba una navaja con la cual hirió a César, un jovencito de 14 años de edad, que falleció horas después en el hospital del ISSSTEP.
 
Gregorio, el responsable del homicidio, quien contaba con la misma edad que su víctima, fue remitido ante las autoridades correspondientes, no se dio a conocer el motivo de la riña, sólo que ocurrió en el patio de la institución durante el turno vespertino.
 
El año pasado, el 8 de noviembre, dentro de la telesecundaria Niños Héroes, ubicada en Escape Lagunillas, junta auxiliar de Chietla, un alumno le disparó a su profesor, con quien al parecer tenía rencillas por sus calificaciones.
 
Lauro Iván Flores, de 36 años de edad, el docente agraviado, quedó internado en la Clínica de Salud que se ubica en Plaza de la Constitución sin número, ya que presentaba una herida de bala en el costado izquierdo del abdomen.
 
En sus primeras declaraciones ante el representante social, Iván Flores confirmó que el agresor fue un alumno suyo, menor de edad, que se dio a la fuga, aunque está identificado. La Fiscalía General del Estado no ha informado –a más de tres meses de los hechos- si se dio con el paradero del responsable.
 
Días después, el 25 de noviembre de ese mismo año, una riña campal entre pandillas conformadas dentro de la escuela secundaria federal número 10, Gustavo Díaz Ordaz, en la junta auxiliar de San Jerónimo Caleras, dejó como saldo un menor de edad apuñalado.
 
El menor, de entre 12 y 14 años de edad, fue atendido por paramédicos de Cruz Roja que lo trasladaron al Hospital General del Norte, afortunadamente la herida que le fue inferida en el abdomen con un arma punzocortante, no puso en peligro su vida.
 
A la llegada de la Policía Municipal, una vez que los vecinos reportaron la riña, los rijosos se dispersaron y nadie fue detenido.