Niñez sin valores es el origen de una mala sociedad

Lejos están los tiempos en los que los padres, tíos, abuelos y maestros representaban figuras de autoridad a las que se les debía respeto.
12 de febrero de 2017      por Griss Moreno        

Niñez sin valores es el origen de una mala sociedad

En la realidad del México actual cada vez es más común y recurrente que los niños y adolescentes sean insolentes, caprichosos e irrespetuosos.
 
Lejos están los tiempos en los que los padres, tíos, abuelos y maestros representaban figuras de autoridad a las que se les debía respeto.
 
La psicóloga y docente María Elena Calderón aseveró que son diversas las causas que ocasionan dichos comportamiento, sin embargo, la falta de valores en el hogar es la principal causa.
"Las exigencias de hoy en día son de competitividad, donde ambos padres trabajan o para satisfacer la economía familiar y dejan solos a los hijos durante mucho tiempo, dejan de comunicarse y los infantes se rigen con su propia ley".
Detalló que se educan con la TV, con los amigos y que cuando los padres quieren imponerse o llamarles la atención no se sienten con la autoridad moral para hacerlo o con tantos problemas prefieren legitimar los problemas conductuales.
 
Por otro lado también impera el entorno cultural, es decir, un ambiente agresivo y la violencia intrafamiliar son factores que propician una apatía, falta de sensibilidad, y un desconocimiento de la lealtad o del agradecimiento puesto que son conceptos que el niño nunca experimentó.
"En la primera etapa de la infancia, el cerebro está en su mejor momento de desarrollo,  es como una esponja, es el momento adecuado para aprender matemáticas pero sobre todo para inculcar el amor y el respeto,  sí esto no funcionó desde el principio, de adulto  será muy dificil".
La maestra Calderón resaltó la importancia de evitar la cultura del terror y de los anti-valores; la de los golpes, de las ofensas y groserias, de las humillaciones y vejaciones así como de las violaciones a los derechos humanos así mismo hizo hincapié en educar con la cultura de la legalidad para que en un futuro las nuevas generaciones rechacen la delincuencia y no quieran formar parte de esta actividad.
 
Se debe tomar en cuenta que los niños son como hojas en blanco, que en esta etapa carecen de conciencia e ignoran que es la ética, empero, reproducen lo que ven y poseen instinto, es decir, saben lo que hacen como en el caso de la crueldad. El ser humano desde muy pequeño conoce lo "bueno" y lo "malo"  y cuando maltratan a un animal saben que no es correcto pero les gusta hacerlo y sí los padres no lo evitan, sino al contrario, le restan importancia a estos hechos o impulsan tal comportamiento negativo, solo están creando a futuros asesinos, secuestradores y demás adjetivos que refieren a la sociedad basura.
 
Cuando los padres no fomentan el compañerismo y permiten que abusen de los otros con burlas y golpes, desgraciadamente están criando seres carentes de valores. Así lo señala Carl Pickhardt, sociólogo y especialista en conductas de niños y adolescentes,  cuando habla sobre bullyng, responsabiliza a los padres de familia por permitir y fomentar la crueldad física y psicológica para con los otros.
 
La Maestra Calderón aconseja a nuestros lectores de Sexenio que lo más factible es mantener una buena y constante comunicación, conocer a los hijos, sus gustos y sus fobias, establecer una confianza con ellos y evitar el libertinaje, mantenerse cercanos a ellos, unidos y no flaquear en autoridad para evitar el descontrol y la falta de poder.
 
Concluyó que es importante inculcar  y tener en cuenta  que a este mundo venimos a servir no a servirnos y que ayudar a quien lo requiera es vital, respetar a los mayores y ser individuos ejemplares serán de gran ayuda para ser mejores personas cada día