El padre Alejandro Solalinde explicó que con la aprobación de la Reforma Migratoria, la Unión Americana, reforzará su vigilancia policiaca con  más de 40 mil elementos de seguridad situados en el muro fronterizo, situación que impedirá que más migrantes mexicanos y de otras nacionalidades, crucen al vecino país del norte.
 
Luego de su participación en las "Jornadas de Migración y Derechos Humanos", que realiza la Universidad Iberoamericana hasta el próximo 13 de noviembre,  el activista en pro de los derechos de los migrantes, comentó que antes lograban llegar a los Estados Unidos hasta un 30% de indocumentados, ahora con este reforzamiento, sólo podrán cruzar un 10 por ciento.
 
Ante este panorama, en un par de días se reunirá con la subsecretaria de Gobernación federal, Paloma Guillén, para elaborar políticas públicas en beneficio de este sector poblacional, entre las que destacan el respeto a sus derechos humanos.
"Los países que se benefician de este fenómeno están muy cómodos recibiendo las remesas, pero no hacen algo para garantizar una sana administración de migrantes", refirió.
Finalmente, dijo que a raíz de la Reforma Migratoria, quien debe tomar cartas en el asunto es el gobierno mexicano, pues  nuestra nación es considerada entre las menos tolerantes con los migrantes.