Con gran éxito culminó el LIX Campeonato Nacional e Internacional Abierto Mexicano de Ajedrez, Puebla 2013, donde el gran triunfador fue el Maestro Internacional Diasmany Otero Acosta, de Cuba, quien en medio de aplausos, porras y gritos recibió su medalla de oro y 60 mil pesos, premio principal del Grupo Internacional (1ª fuerza: Libre).

En el teatro del Complejo Cultural Universitario, Alejandro Ramírez y Alexander Onischuk, ambos de Estados Unidos, recibieron medallas de plata y bronce, así como 42 mil y 21 mil pesos respectivamente, de manos del Presidente en América de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), Jorge Vega Fernández, Silvino García Presidente de la Federación Cubana de Ajedrez y Alejandro Dávila Valdez, Presidente del Comité Organizador.
 
Los quince mejores ajedrecistas de cada una de las 16 categorías participantes recibieron sus premios, como un estimulo al esfuerzo que realizaron durante seis días de competencia, en los que dejaron atrás a sus oponentes. Ajedrecistas de 8 a 80 años que han hecho de este juego una pasión.
 
Amigos, padres y hermanos, acompañaron a los ganadores que recibieron del cuarto al decimo quinto lugar juegos de ajedrez o dinero, según la categoría. Los tres primeros lugares de la Sub. 8, 10, 12, 14, 16 y 18, recibieron el tercer lugar una medalla de bronce y un reloj digital; segundo lugar: medalla de plata y una laptop, y primer lugar: laptop, reloj digital y medalla de oro.
 
Las categorías Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Fuerza y Senior, recibieron medallas y dinero en efectivo. Los mayores puntajes por asociación fueron para el Distrito Federal con 159 puntos, Veracruz con 119 y Oaxaca con 60.
 
Poco antes de entregar los premios principales, Alejandro Dávila Valdez, agradeció a la BUAP su apoyo para que este Abierto de Ajedrez se pudiera llevar a cabo; felicitó a los competidores y agradeció el apoyo de los familiares quienes con su entusiasmo contribuyen a forjar a las futuras promesas del ajedrez nacional e internacional y con ello a tener un mejor país.
 
Y es que, dijo, el “ajedrez es un juego de ideas y propuestas, pero sobre todo, es un juego que puede significar un cambio para el país. Es una contienda amistosa donde llegamos a forjar el carácter, el dialogo, la prudencia y la concentración que son características importantes para vivir en una democracia, como fortalecer”.
 
Este campeonato, el segundo que se realiza en Puebla, rompió el record de asistencia, con mil 340 participantes, de México, Perú, Cuba, Azerbaiyán, Polonia, Estados Unidos, Argentina, Irán, entre otros. La gran mayoría jóvenes “que motivan el orgullo cuando los vemos competir”.
 
Silvino García, Presidente de la Federación Cubana de Ajedrez, al felicitar a los ganadores, que en buena lid ganaron en el tablero, resaltar la participación a los maestros internacionales y destacar el trabajo de los organizadores, calificó el evento como una “manifestación cultural continental de un juego extraordinario que saca lo mejor del ser humano” y logra una vocación de perfeccionamiento.
 
Agradeció la hospitalidad de la BUAP y aseguró que el gran valor de este Campeonato fue ver a cientos de niños y jóvenes reunidos en torno a una competencia que sorprendió a muchos no sólo por el número de competidores, sino por el lugar donde se desarrolló, como lo fue el Complejo Cultural Universitario.