Desaparecen 50 toneladas de algodón al quemarse textilera La Constancia

El incendio se registró en un área de 2 mil metros cuadrados en los cuales se quemaron aproximadamente 50 toneladas de borra y tela,
08 de febrero de 2013      por Diego Maldonado        

Desaparecen 50 toneladas de algodón al quemarse textilera La Constancia
                  Fotografía por: Esimagen              

 

Desde la noche del jueves y hasta la madrugada de este viernes, 41 elementos del H. Cuerpo de Bomberos laboraron para sofocar y controlar el incendio registrado en una nava de la empresa Textiles La Constancia, ubicada en el kilómetro 5.5 de la carretera federal a Atlixco, en San Andrés Cholula.

Aunque sólo se reportaron daños materiales, se confirmó que uno de los trabajadores que se dio cuenta del momento en que el fuego se salió de control, ingresó para cerrar una llave que abastecía de gas, pues de lo contrario, el incidente pudo tener otra magnitud.

Jesús Morales Rodríguez, director de Protección Civil en el estado, explicó que el incendio se registró en un área de 2 mil metros cuadrados en los cuales se quemaron aproximadamente 50 toneladas de borra y tela, que eran utilizados en la fabricación de colchones.

La causa del siniestro aún se desconoce, pero las proporciones fueron tales, que además de los bomberos, laboraron en el lugar paramédicos del 066 y SUMA, cuadrillas de Protección Civil del estado, de la ciudad de Puebla y de los municipios de San Andrés y San Pedro Cholula.

Además, la zona estuvo acordonada por elementos de las policías municipales, además de agentes de Vialidad del Estado que por momentos, mantuvieron cerrado el paso en el Periférico con dirección a la 11 Sur, y la carretera federal con sentido Atlixco-Puebla.

Debido a que el material que se quemaba está considerado como demasiado inflamable, las labores para extinguir el fuego, cuyas llamas alcanzaron hasta los 10 metros de altura, duró más de cuatro horas y se tuvieron que hacer boquetes en los muros, para liberar la temperatura, aunque para entonces el techo de lámina ya se había colapsado.