Especialistas sugieren que la UABJO reforme jubilaciones

Investigadores de la Facultad de Contaduría y Administración advirtieron que la UABJO no puede continuar con el viejo esquema de jubilaciones.
16 de enero de 2017      por Irineo Velazco        

Especialistas sugieren que la UABJO reforme jubilaciones
                  Fotografía por: Especial              

Investigadores de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) advirtieron que la UABJO no puede continuar con el viejo esquema de jubilaciones y pensiones, porque esta tendencia generará una crisis mortal en tres años más, para 2020, cuando el número de jubilados alcance la tercera parte de los trabadores en activo.

Y más aún, de acuerdo con el análisis de los especialistas universitarios liderados por el Mtro. Rosendo Martínez Jiménez, para el año 2030 el número de jubilados alcanzará los 2 mil y no habrá presupuesto económico que alcance, lo que generará pasivos y déficit en el número de catedráticos, investigadores y empleados en servicio.

Como vía de solución, el equipo multidisciplinario de investigadores propuso:

“Reformar de inmediato el Sistema de Jubilaciones, tomando en cuenta el análisis de las partidas que beneficien a la parte patronal y laboral, tanto en activos como en el número de jubilados actuales y futuros, que deberán ser aplicadas en forma paulatina con ciertos lineamientos y dentro del marco legal”.

En entrevista, el Mtro. Martínez Jiménez dio a conocer que las erogaciones por jubilaciones ascienden en la actualidad al 20 por ciento del presupuesto de la Máxima Casa de Estudios, de 949 millones de pesos, y se estima que para el año 2024 o antes podría alcanzar el 50 por ciento.

“Razón por demás preocupante, dado el disminuido techo financiero con que se cuenta”.

Indicó que la investigación de la FCA arrojó que la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca no puede continuar con el mismo esquema de jubilaciones y pensiones, a riesgo de quedar paralizada y sucumbir.

El especialista explicó que hay pocas opciones, como el buscar un incremento sustancial al subsidio vía federal, estatal y municipal, o tomar el dinero de otras partidas para el pago de jubilaciones.

“Pero esto no garantiza que pueda otorgarse de manera puntual y permanente, porque de acuerdo con las reformas educativas las partidas presupuestales disminuyen cada año”.