Ser regio… da vergüenza

Regio de cepa, no nació a la sombra del Cerro de la Silla, sino en la comunidad de la Chancaca, municipio de Villa de Santiago, Nuevo León. Le cantaban aquello de que “debajo del sombrero hay un gran reportero”. Sus causas, son las más nobles y justas, su partido, como impecable periodista, es el pueblo.
13 de noviembre de 2015      por        

Ser regio… da vergüenza

Por El Reportero Vaquero

Qué pasó primos y primitos y primas y primitas… Bueno, y también primates, que también los tenemos en la viña política, y esto lo digo con respeto para changos tan respetables, como los que no hay en La Pastora pero sí viven en Chapultepec.

Qué les escandaliza mucho el título de esta entrega, ah pues se están quedando cortos, porque lo que habría de escandalizar (y van a ver que no se va a acabar pronto la novela con la cloaca destapada y por entregas) de lo que deja atrás Margarita Arellanes Cervantes, a quien tantas esperanzas se le pusieron a favor, tras el paso de otro corrupto corruptote llamado Fernando Larrazabal, pero demostró, la dama, que en corrupción hay niveles, pero no son necesariamente inalcanzables: su trienio ha sido y por mucho el peor que ha vivido la ciudad.

¿Qué no?

Oiga, antes de que llegue el Huracán Patricia y que tantos beneficios (“porque todo se lo lleva y lo limpia el agua”) puede traer para los olvidos y las desmemorias, que le quede bien claro:

1.- Monterrey nunca había estado paralizado y al borde de la quiebra por los saqueos, como ahora lo dejó Margarita.

2.- Monterrey nunca había estado tan sucia y tan falta de mantenimiento.

3.- Monterrey nunca se había parecido a la superficie lunar, por aquello de tanto cráter y tanto bache.

Hasta hace poco cuando uno visitaba otra ciudad y hasta otro país, nos encantaba que se nos notara lo regiomontano.

Ahora, luego de los años de violencia estúpida que nos desangraron y de las administraciones suicidas como la de Margarita y la del otro, el tal Rodrigo Medina, da pena y mejor decimos que somos de cualquier otra parte y pues a fingir el acento.

Ya ve usted que dicen que puedes sacar a un hombre de su código postal, pero el código postal no se lo puedes sacar nunca a un hombre…

El caso es que en la coincidencia de los dos güeritos, que tanto se odiaron en su momento, queda el dicho de mi mamá, quien nació allá por General Terán: “quedaron los dos como las naguas de abajo”. Se lo dejo de tarea.

Pero como escribir esta columna resulta más difícil de explicar que el argumento de “Volver al Futuro”, escribo en los últimos días de octubre, pero noviembre ya está a la mitad, cuando usted me haga el favor de leer y el 2015 se nos fue entre los dedos.

¿Qué pronto, no?

Y en la cabalgata del tiempo, nuestro gobernador independiente sigue y sigue y sigue…

Pero nadie le dice que ser Bronco no tiene que ser lo mismo que ser atrabancado.

Ya olvídese de que no quiere saber nada de los canales de televisión y siempre se anda quejando de que lo persiguen y lo acosan, como paparazis a las “Chicas Almodóvar”.

A mi se me hace que Jaime ya ve reporteros de televisión hasta en el WC. Ojalá y no y ojalá y ya cambie de tema, porque oiga esas obsesiones no le hacen nada bien y las enemistades están en sus mismas filas, donde han cometido cada pifia…

Oiga, porque haiga sido como haiga sido, reporteros y periodistas siempre tenemos un jefe o una jefa.

Eso y aparte de que el derecho a la libertad de expresión y de pensamiento parece que no se han abolido en México ¿o sí?

Empezando y empezando andan con que quieren cambiar la ley, porque no les quedó a modo para acomodar al marinero de agua dulce ese que se llama Augusto de la Cruz Morales y dice que es licenciado y marino además de almirante, pero ni con esos títulos le basta para ser jefe de la otrora poderosa Policía Judicial, ahora Agencia Estatal de Investigaciones.

Pero como ese hay diez o quince casos, como el de Jorge Longoria, quien es arquitecto y dice él que urbanista, pero lo metieron con calzador en la Dirección de Transporte, aunque ya se supo que firmó ilegalmente permisos de cambio de uso de suelo para que jalaran unos casinos…

Ah, y como olvidar al ex tesorero de Santiago, Nuevo León, de apellido Fernando Ramón Marty Ordoñez, quien está acusado de un desfalco de más de 4 millones a los empleados de ese municipio y ahora es el director del Instituto de Control Vehicular.

Oiga, y apenas vamos empezando… Qué  irá a ser cuando ya anden cansados.

Porque si de cansancio se trata, me dijeron que el que ya anda cansado, pero que no le rindan la “pleitesía que por derecho de sangre” le corresponde, es Fernando Elizondo Barragán. Dice que ya está harto de que tanto naco tenga más poder que él dentro del gobierno.

La segunda semana de octubre llegó a amenazar que si las cosas no se hacen como él ordena, se va a su casa junto con toda su gente, pero comenzando con el tesorero Carlos Garza quien es gente de su gente.

No se nos deben olvidar dos casos: Eduardo Santos no cumplió con el requisito de la edad para ser director del DIF y Nemesio López, quien estaba en la Comisión Estatal de Arbitraje Médico y a quien se dio de baja con los pretextos de ser priista y cercano a Rodrigo Medina y a Natividad González Parás.

Esto más uno de los peores: Cuauhtémoc Antúnez, el general que viene a manejar la Seguridad Estatal, tiene pendiente el caso de los dos muchachos del ITESM, o Tec de Monterrey que fueron asesinados en un enfrentamiento entre militares y bandidos y a los que se les sembró armas. De esto nunca se ha dado respuesta clara.

Y mientras tanto, Jaime vive el mundo como una verdadera acción del Libro Vaquero, ahora sí que de petatiux.

Dos apuntes:

Por bendición divina, cupo la razón y Jaime hizo caso y no montó a caballo para entrar al Palacio de Cantera, aunque sus chiflazones con la amenaza de prenderle fuego a la silla de su antecesor, demuestran que no conoce de leyes: la silla es patrimonio del estado.

Ah, pero los vecinos de La Capital, el condominio donde dice que le prestaron, o le rentaron un departamento, se tienen que chutar “el buen gusto” que en ese piso habite un caballo pony, mascota de la familia del gobernador.

Mientras tanto, y aunque dice Jaime que los dineros no llegan, y que estamos en la ruina, quiere esconder que el 3 por ciento de las nóminas, ese impuesto terrible, ya se venció y ha sido bien pagado…

Y que en diciembre y enero, mocha y todo, comienza a llegar la tenencia…

La pregunta entonces es que a lo mejor lo que falta no son recursos, sino buenos administradores.

¡Hasta la próxima!

******

Regio de cepa, no nació a la sombra del Cerro de la Silla, sino en la comunidad de la  Chancaca, municipio de Villa de Santiago, Nuevo León. Le cantaban aquello de que  “debajo del sombrero hay un gran reportero”. Sus causas, son las más nobles y justas, 

su partido, como impecable periodista, es el pueblo.