El Bronco, un arranque complicado

Jaime Rodríguez y su estilo de ejercer el poder a través de declaraciones francas y actos simbólicos tiene el reto de poner orden un Estado que financieramente está quebrado. Pero el dinero no es el problema, sino la operación política para cumplir lo que ofreció a los milles que votaron por él. Ahora El Bronco se enfrenta al reto de seguir culpando al pasado de las desgracias de Nuevo León o proponer una agenda que supere el populismo.
08 de noviembre de 2015      por        

El Bronco, un arranque complicado

 

 

Por Darío Dávila

@dariodavila

 

 

“Hace seis años que murió mi hijo. Su partida dejó una huella imborrable en mi corazón y cambió mi vida. Cuando lo encontré, le hice una promesa: que iba a dedicar el resto de mis días a cambiar las cosas, que Nuevo León iba a renacer. Hijo: hoy he comenzado a cumplir mi promesa”.  El Bronco durante su discurso como nuevo Gobernador de Nuevo León”.

 

Y de pronto una mujer se acerca a El Bronco para increparlo. Jaime Rodríguez Calderón se frena como los caballos cuando relinchan jalados por el jinete. Tiende a echar la cabeza para atrás y arquear la ceja. 

 

-  Es que les dí dinero pero…

- Tú tienes la culpa (El Bronco la interrumpe) para qué les das dinero, dice el Gobernador a la mujer que intenta explicarle que ella pagó por una plaza en un sindicato local.

- Eso es corrupción, suelta el Gobernador 

Ella guarda silencio…

 

El nuevo Mandatario independiente se despide de otra ronda de  funcionarios de la Secretaría de Economía a los que acaba de dar nombramiento en Palacio de Gobierno.

 

“Cuando dijimos ‘la raza paga, la raza manda’, fue para recordarnos a todos lo más sagrado que tiene la democracia: la idea de que el poder reside en el pueblo. El poder siempre ha sido de los ciudadanos, pero habíamos permitido que ese poder se ensuciara. Que en lugar de servir, se corrompiera; que en lugar de alumbrar, oscureciera”. 

 

Jaime -acostumbrado a decirle “compadre” a quien se deje- tiene semanas demostrando que el protocolo es que no hay protocolo. De alguna manera tiene razón. Sus primeros días se han distinguido por apertura y reuniones que en el sexenio anterior eran secretas para periodistas y ciudadanos. 

 

Puede desayunarse unos tacos en el centro de Monterrey y salirse a pasear a la explanada de Gobierno. También le gusta retar a reporteros: 

- ¿Compadre, qué no estuviste en la conferencia pasada? ¡Eso ya lo dije!

 

A principios de octubre le puso candado a la Casa de Gobierno que usaba su antecesor Rodrigo Medina de la Cruz ubicada en San Pedro Garza.

 

La “clausuró” porque dijo que eran más de 400 mil pesos al mes (entre mantenimiento al estacionamiento y helipuerto). Lo decidió porque el gobierno “no aguanta eso”. 

 

“¿Cómo no vamos a sacar adelante al estado, teniéndolos a ustedes?

Hoy soy el Gobernador, pero eso no significa que sea diferente de ustedes. Sigo siendo el mismo Jaime que conocen. Soy uno más, que anhela que las cosas mejoren; y hoy ustedes me han dado el honor y la responsabilidad de poder entrarle al quite”.

 

Hace 2 semanas (o antes) los sabuesos de Rodríguez detectaron que el gobierno anterior no había aportado 600 millones de pesos que debieron aplicarse a obras para resarcir los daños del huracán Ingrid (2013).

 

También se descubrió que Nuevo León no ha pagado un seguro de desastres por 16.5 millones de dólares. Ambas escenarios colocan al estado en la antesala de no recibir apoyos federales en caso de desastres.

 

Según Manuel González, el secretario de Gobierno, estos hallazgos se hicieron cuando analizaban qué requisitos necesita el estado para pedir auxilio a la federación. 

 

Las revelaciones de la nueva administración apenas acarician lo inocultable. Una fuente de primer nivel al interior del gabinete confiesa que esto es un “tiradero”.

 

  • - ¿Esto va a comprometer la operación del gobierno?
  • - Totalmente, hemos hallado irregularidades en muchas áreas.

 

 

Aunque la sinceridad de El Bronco le ha dado para advertir a sus funcionarios que es probable que a veces no llegue la quincena y que sus familias se preparen para las vacas flacas, los datos finos sobre el tamaño del problema no están claros.

 

“Primero vamos a revisar que las cosas estén legales y sin intereses oscuros detrás. Con todo gusto le pagaremos en su momento a quienes hayan hecho negocio derecho. Voy a ser siempre sincero y responsable con ustedes. Por eso nunca he ofrecido las perlas de la virgen ni cosas irracionales”.

 

 

En uno de los salones del Palacio de Gobierno el reportero conversa con otra fuente del gabinete que no tendrá nombre, porque así lo hemos acordado.

 

  • - ¿De qué tamaño es el problema?
  • - Estamos hablando de algo preocupante. Hemos estimado que alcanzaremos el punto de equilibrio dentro de dos años…

 

En dos años pueden pasar muchas cosas. Hay quien advierte una parálisis en rubros como obra pública, programas de apoyo social y fondos para emprendedores.

 

“Que ni se hagan ilusiones los manos largas. A partir de hoy se acabaron los moches y las transas. Se acabaron los lujos a costillas de la gente. Si quieren lana, háganla por la buena, como la gente honrada: ¡trabajando!”.

 

Sin embargo, para otros informantes recién incorporados a la administración -elegida por más de un millón de votos-, la situación financiera sólo es un iceberg que puede esquivarse financieramente. 

 

No así el manejo político y la reacción del gabinete bronco a escándalos recientes.

 

En los pasillos de otro edificio público (mientras El Norte ventila la aparición de licencias para los casinos Premier y Broadway, expedidas presuntamente por administraciones municipales) otro de los informantes certificado por el periodista considera extraño que no haya investigación inmediata sobre estas ilegalidades.

 

“Huele a intercambio de barajas”, sugiere la fuente acreditada.

 

Los informes de prensa indican que ambos casinos (cerrados desde hace 4 años) tenían permisos de uso de suelo otorgados en 2005 por Jorge Longoria, actual titular de la Agencia Estatal del Transporte y ex director de Desarrollo Urbano en la administración de Ricardo Canavati.

 

Ahora están a un paso de reabrir antes de la salida de Margarita Arellanes como alcaldesa de Monterrey y la entrada de Adrián de la Garza, el ex procurador de Nuevo León.

 

Aunque El Bronco llamó a esto una “irresponsabilidad”, se limitó a afirmar que “parte de la chamba que tenemos que hacer hoy es que a partir de hoy y pa' delante no se den esas cosas".

 

El informante diagnostica que el problema es el enfoque político que se le está dando a este y otros temas de corrupción. 

 

-Es muy superficial; están quemando el combustible en infiernitos, no en cosas realmente importantes.

- ¿Sugiere que no se está actuando con rigor?

- Lo que deberíamos estar viendo es a uno de los principales funcionarios del gabinete (el procurador Roberto Flores) encabezando una lucha anticorrupción. ¿Cómo es posible que se puedan hacer este tipo de irregularidades? ¿Quién falsificó los documentos? ¿Cómo se interactuó durante las campañas?

 

Y agrega: - Hay cosas que no se están viendo y que se empiezan a percibir. La gente se está preguntando ¿de verdad no están investigando? Muchas posturas públicas no están siendo adoptadas en su fuero interno. 

 

A propósito de percepción, a unos días de tomar protesta como nuevo gobernador, Rodríguez Calderón envió un mensaje: “Aquellos que estén haciendo las cosas mal, les irá mal”. Lo advirtió en el mismo evento donde Roberto Flores recibía su nombramiento como Procurador General de Nuevo León.

 

“Desde ahora mismo instruyo a mi equipo a realizar una auditoría exhaustiva en todas las dependencias, que se revise cada papel y cada cajón. Vamos a investigar sin afán de venganza, pero con sed de justicia: si alguien cometió un crimen, que dé la cara al pueblo y le responda a la ley, sea quien sea”.

 

La fuente insiste en que la agenda del nuevo gobierno está en cosas superficiales, pero no llegando al fondo. “Parece que están encontrando la manera de no ejercer acciones”, considera el funcionario de primera línea. 

 

La mega deuda –dice- se puede resolver financieramente, pero ¿por qué el Procurador no lanzó una investigación inmediata? 

 

- No llegaremos al fondo de las cosas si no se resuelve el problema político, insiste, y advierte que los ciudadanos presionarán para que las cosas se hagan, indica el informante. 

 

- Más vale que los nuevos escuchen o se los va recordar en las redes sociales, matiza.

 

 

 

***FRAGMENTO DEL REPORTAJE PRINCIPAL DE NUESTRA EDICIÓN NOVIEMBRE. DISPONIBLE YA EN KIOSKOS DE MONTERREY.