Monterrey: No apto para peatones

Los transeúntes en Monterrey dejaron de ser prioridad gracias al estilo de vida americanizado. Un diseño de las calles poco amigable y la poca cultura vial convierten a la tercera ciudad más importante de México en enemiga del peatón.
22 de abril de 2014      por Karla Tinoco        

Monterrey: No apto para peatones
                  Fotografía por: Karla Tinoco              

Monterrey, México.- Torear el transporte colectivo, caminar en grupo para cruzar las avenidas, subir y bajar de la banqueta para no toparse con los puestos ambulantes, la invasión de postes de luz en espacios pequeños y conductores que invaden los espacios peatonales con sus coches, son las quejas más comunes entre los peatones.

Edgar López, un electricista que camina apoyado de una muleta para cruzar la calle, reconoce que hace falta mayor cultura vial en Monterrey porque los peatones prefieren cruzar del otro lado a medio boulevard y se rehúsan a subir por los puentes peatonales.

-Yo si batallo para caminar, pero tengo que hacerlo rápido porque si no, me alcanza el semáforo y ¿cómo le corro? Aquí no respetan ni porque a uno lo ven con muletas.

La Secretaría de Vialidad y Tránsito de Monterrey reporta que durante el 2012 se registraron 794 atropellamientos, de los cuales fallecieron 37 personas. En el 2013, las cifras marcaron 393 atropellos y 28 muertos.

‘La banqueta se respeta’

El Arquitecto Aldo González Barrera es el creador de ‘La banqueta se respeta’. No es un movimiento ni una ONG, sino una herramienta de protesta que pretende generar mayor conciencia entre los ciudadanos para que se respeten los espacios peatonales. 

Éste ejercicio nació en septiembre del 2011 y poco a poco se han adherido cientos de personas en Monterrey, Guadalajara, Puebla y la Ciudad de México. La idea es pegar calcas con la leyenda La banqueta se respeta en lugares invadidos por vehículos, escombros o cualquier cosa que no permita el paso a los transeúntes en banquetas y espacios peatonales.

Una vez pegada la calca, reportan la obstrucción a las autoridades municipales y ellos se encargan de retirarlos.

González Barrera deja en claro que el objetivo principal no es reportar a cada momento la obstrucción de la vía pública, sino la generación de conciencia que implica adueñarse de los espacios públicos, concretamente la banqueta.

Explica que la irregularidad en las medidas de las banquetas representa un problema a la hora de caminar en ambos sentidos, puesto que algunas son muy estrechas.

-Sobre la calle hay cosas ilógicas. Cuando caminas te encuentras que en tu banqueta hay postes de electrificación, publicidad y no sabes por dónde seguir.

Además, los vecinos, comerciantes y estacionamientos se apropian de las banquetas. Los peatones se quedan sin opciones para hacer algo que debería ser lo más común: caminar sin riesgo. 

Caminar y conducir en otros países

Según Germán Castillo Sánchez, Maestro en Diseño y Desarrollo Urbano por la University of New South Wales, explica que en la construcción de las edificaciones se utilizan las banquetas para dejar material que no permite el paso de los transeúntes, quienes tienen que bajar a la cinta asfáltica arriesgándose de ser atropellados por los automovilistas que conducen a exceso de velocidad.

En países como Inglaterra y Estados Unidos se colocan andamios puesto que está prohibido obstruir el paso del peatón y arriesgar su seguridad, dice el experto en urbanismo.

Castillo Sánchez argumenta que los límites de la propiedad están en construir hacia adentro y no hacia afuera. Además, no deben ocupar la vía pública con escombros que entorpecen el paso.

Las avenidas secundarias en Japón son de un solo sentido y están marcadas con una línea blanca para delimitar el espacio para los peatones y los vehículos. Para Germán Castillo Sánchez, ésta línea, que no rebasa los 60 centímetros, marca la diferencia de espacios entre caminantes y conductores y asegura su sana convivencia. 

¿Qué dice la ley?

El artículo 34 del Reglamento para las Construcciones del municipio de Monterrey apoya que los materiales de construcción y los escombros de las obras se coloquen momentáneamente en las banquetas de la vía pública, sin invadir la calle, con lo que se prioriza al automovilista antes que al peatón. Para colocar los materiales en las banquetas, los responsables de las construcciones piden una licencia. 

Según el artículo 36 de la reglamentación municipal, los escombros, excavaciones y cualquier otro obstáculo deberán protegerse con barreras, señalizarse con banderas y letreros durante el día y con señales visibles durante la noche.

Aunque el artículo 37 obliga a los propietarios a reparar por su cuenta las banquetas que se hayan deteriorado, utilizar los espacios peatonales para colocar materiales de construcción está amparado por la ley. 

Como los conductores, los caminantes también tienen derechos... Y obligaciones

Así como los automovilistas deben sujetarse a reglas que, en teoría, disminuyen el caos vial, también los caminantes tienen obligaciones, las cuales están tipificadas en el Reglamento de Tránsito de Monterrey.

Dicho reglamento indica que los conductores darán preferencia al paso del peatón. Ellos, por su parte, tienen la obligación de utilizar los puentes peatonales y  las esquinas para cruzar calles o avenidas, además de respetar las luces de los semáforos.

También deben abstenerse a realizar cualquier acción que ponga en riesgo su persona, la de los conductores y demás peatones.

De acuerdo con el artículo 40, los peatones tienen prohibido transitar a lo largo de la superficie de calles o avenidas, Invadir la superficie del rodamiento de calles o avenidas y jugar en las calles. Pero en la práctica los caminantes invaden estas superficies porque las suyas no existen. 

En el año pasado y en lo que va de éste, 1,187 peatones fueron atropellados y 65 perdieron la vida. Estas cifras manifiestan la enemistad que existe entre Monterrey y las personas que la caminan. En la Sultana del Norte, el protagonista de los espacios públicos es el automovilista, casi nunca el peatón. 

Las propuestas del experto

Germán Castillo Sánchez, que ha trabajado en proyectos de construcción y administración de las urbes en Inglaterra, Holanda, Bélgica y nuestro país, propone activar las calles secundarias para mejorar el urbanismo regiomontano, reduciendo así el protagonismo de las vías principales, lo cual, además de excluír al peatón de estas grandes vías, genera grandes embotellamientos. 

También propone regenerar los espacios públicos con árboles y bancas, y en cuanto a las sombras (un asunto elemental en Monterrey debido a sus altas temperaturas), sugiere que las edificaciones tengan la altura adecuada para que generen sombra