Incremento de ISN en NL, seria el más alto de México

Especialistas consultados consideran que la decisión de elevarlo al 3 por ciento sería una "torpeza", por parte del gobierno ya que esto le restaría competitividad al estado
24 de noviembre de 2012      por Staff Sexenio        

Incremento de ISN en NL, seria el más alto de México
                  Fotografía por: Especial              

Monterrey, México.- La propuesta del Gobernador Rodrigo Medina de aumentar el Impuesto Sobre Nómina (ISN) de un 2 a 3 por ciento, más, ha causado una gran molestia entre la IP en el estado, porque de ser aprobado este incremento al impuesto colocaría a Nuevo León como la entidad del País con la mayor tasa en este gravamen.

Especialistas consultados consideran que la decisión de elevarlo al 3 por ciento sería una "torpeza", por parte del gobierno ya que esto le restaría competitividad a Nuevo León.

Según un estudio del Instituto para el Desarrollo Técnico de las Haciendas Públicas (Indetec), hasta ahora, el Estado que aplica la mayor tasa de ISN es Campeche, que lo hace de forma progresiva, de 2 a 2.75 por ciento.

Después está Chihuahua con una tasa del 2.6 por ciento, seguido del Distrito Federal, Estado de México, Yucatán y Tabasco, que cobran una tasa de 2.5 por ciento.

La intención de aumentar el ISN en Nuevo León fue planteada oficialmente el martes en una iniciativa de reforma a la Ley de Hacienda del Estado que el Tesorero Rodolfo Gómez entregó al Congreso local como parte del paquete fiscal para el 2013.

La modificación, que sería la primera en 40 años, fue rechazada al siguiente día por la iniciativa privada, que cuestionó el manejo de las finanzas públicas en la Administración de Medina.

El ISN lo pagan todos los patrones en base a las remuneraciones que realizan a sus trabajadores.

En diciembre del 2003, la Administración de Natividad González Parás propuso que el ISN se aplicara, además de a los salarios, también a las prestaciones.

La medida fue rechazada por empresarios y, un mes después, se le dio marcha atrás, pese a que ya había sido avalada en el Congreso local, de mayoría priista.

Nuevo León fue el Estado que creó el ISN en 1968 bajo el mandato del Gobernador Eduardo Elizondo, para obtener recursos para obras pluviales y las Avenidas Cuauhtémoc y Colón.

Comenzó a cobrarse con una tasa de 1.5 por ciento, que en 1972 se elevó a 2 por ciento.

Hace 14 años, en Chihuahua se vivió una situación similar a la actual de Nuevo León, cuando el entonces Gobernador priista Patricio Martínez propuso que el ISN subiera del 2 al 3.5 por ciento.

Sin embargo, los empresarios se ampararon y lograron que la Suprema Corte de Justicia de la Nación revocara el alza, al considerar que el Gobierno estatal y la mayoría priista en el Congreso local violaron los principios constitucionales de igualdad y equidad.

Especialistas laborales y en economía señalaron que el alza que el Gobierno de Nuevo León propone inhibirá la generación de empleo en el Estado.

Sergio Tapia, director de Consultores Asociados, advirtió que aumentar la tasa será un factor más a favor de las entidades que ya representan una competencia para Nuevo León en la atracción de inversión extranjera, como los Estados del Bajío, principalmente.

"Es darles otra ventaja enorme (a esos Estados)", dijo Tapia.

"Si el Gobierno comete el error, la torpeza, de incrementar el impuesto, en lugar de dar beneficios, significará una puñalada de que los regiomontanos no tengamos más empleo, lo cual es un crimen que hace más daño que la criminalidad.

"El cambio en la tasa", dijo, "es un mensaje de malvenida que dará a las empresas internacionales, que, antes de decidir invertir en un país, se fijan mucho en las actitudes y beneficios que ofrecen los gobiernos".

David Puente, socio laboral de Sánchez-DeVanny, coincidió en que el alza inhibirá el empleo en la entidad por el alto costo que representará para las empresas, que ya pagan una mano de obra relativamente más cara que en el resto del País.

"Nuevo León", señaló, "se quedaría atrás (en competitividad), por lo que deberían buscar otro tipo de medidas y, por el contrario, crear nuevos incentivos".
 

Fuente: El Norte