Invertirán en la Zona Arqueológica de Tula

El INAH tiene programado dar mantenimiento mayor a varios monumentos expuestos a las condiciones climáticas de la Zona Arqueológica de Tula.
08 de enero de 2014      por Ana María Peña        

Invertirán en la Zona Arqueológica de Tula
                  Fotografía por: Archivo              

Como resultado del alto grado de deterioro que tienen los monumentos arqueológicos que están expuestos a las condiciones climáticas, el Instituto Nacional de Antropología e Historia tiene programado dar mantenimiento mayor a varios monumentos de la Zona Arqueológica.  Por su parte, el arqueólogo Luis Manuel Gamboa Cabezas confirmó que el INAH ha planteado una investigación arqueológica para llevarse a cabo en el 2014. 

El arqueólogo explicó que se trata de una investigación exhaustiva cuyo objetivo es la conservación y difusión de los monumentos expuestos. En este caso se intervendrán parte del palacio quemado, el juego de pelota 1 y el 2 y parte de la capilla abierta y la pirámide B. Es importante mencionar que la intención de esta investigación es tratar de evitar que estos monumentos se sigan deteriorando, ya que debido a las cuestiones atmosféricas sí tienen varios impactos.

Además, se pretende en forma paralela trabajar varios materiales arqueológicos, labores que por falta de recursos se dejan de realizar como sería el estudio de cerámica, lítica tallada, pulida, materiales en concha, restos arqueo-zoológicos y también de tierra que se llegan a obtener de las excavaciones, entonces es un proyecto multidisciplinario que va a iniciar a principios de enero y nos llevará todo el año.

Agregó que está considerada dentro de este proyecto la llegada de arqueólogos, un geólogo, un biólogo y arquitectos, quienes colaborarían en la investigación.  El proyecto estaba en proceso de ser aprobado por el Consejo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, pero aun cuando éste no fuera aprobado todo o en parte es un hecho que se hará investigación en el 2014, ya que son trabajos que fueron considerados dentro del plan de manejo de la zona Arqueológica de Tula, que se elaboró en el 2005, para desarrollarse en el 2015, pero por el deterioro que tienen los monumentos se decidió adelantarlos un año. 

Finalmente, refirió que el problema de los monumentos arqueológicos de Tula es que se trata de estructuras que fueron construidas son sistemas de relleno de barro y tierra y con fachadas de cantera que son erosivas. Entonces fenómenos como los huracanes que impactan traen consecuencias.