El titular de la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internacionales (Semai) del estado de Guerrero, Netzahualcóyotl Bustamante Santín, señaló que “el gran reto que tienen en la actualidad los gobiernos estatales, es cómo hacer frente al gran número de migrantes que son deportados de los Estados Unidos de América a nuestro país”.

En este sentido, el funcionario indicó que en el estado se han puesto en marcha acciones diversas para apoyar a los connacionales deportados, entre ellos el Fondo de Apoyo a Migrantes que opera en los veintiséis municipios guerrerenses con mayor índice de migración y de retorno, que se estima que para este año ascienda a más de trece millones de pesos, para apoyar con proyectos de autoempleo a estas personas.

El secretario comentó que mediante dicho fondo, a los migrantes repatriados se les otorgan apoyos que estén acorde con la actividad que realizaban en su estancia en los Estados Unidos, para que con el empleo de nuevas tecnologías, realicen trabajos que les permita generar sus propios recursos, reinsertarse de manera integral a la sociedad e impulsar el desarrollo de su comunidad.

Asimismo señaló que en los últimos dos años se ha registrado un considerable descenso en el número de guerrerenses que migran hacia los Estados Unidos y, por consiguiente, de aquéllos que por distintas circunstancias son deportados a México, esto como resultado de las políticas sociales que impulsa el gobierno de Guerrero.

Igualmente resaltó que pese a este fenómeno, la entidad figura en el tercer lugar en el número de migrantes deportados, sólo superado por Michoacán y Guanajuato, el número de deportaciones ha ido a la baja, ya que entre el dos mil diez y el dos mil trece, la cifra disminuyó en más de diez mil personas.