VW se declara culpable en escándalo de emisiones

Seis empleados de alto nivel de Volkswagen han sido acusados por un gran jurado en el escándalo de engaño acerca de las emisiones en el que se vio envuelta la compañía.
11 de enero de 2017      por Rafael T. Corro        

VW se declara culpable en escándalo de emisiones

Seis empleados de alto nivel de Volkswagen han sido acusados ​​por un gran jurado en el escándalo de engaño acerca de las emisiones en el que se vio envuelta la compañía, ya que la compañía admitió haber cometido un error y acordó pagar una multa récord de 4 mil 300 millones de dólares.

Al anunciar las acusaciones federales y los cargos este miércoles en Washington, el Departamento de Justicia de Estados Unidos detalló un esquema elaborado y amplio para cometer fraude y luego encubrirlo por parte de Volkswagen. Al menos 40 empleados de la empresa participaron en la destrucción de pruebas, dijo el gobierno.

Esta sanción contra la compañía es la más grande jamás impuesta por el gobierno contra un fabricante de automóviles, eclipsando la multa de mil 200 millones contra Toyota en 2014 por cuestiones de seguridad relacionadas con la aceleración involuntaria.

VW instaló software en motores diésel en casi 600 mil vehículos en Estados Unidos que permitieron a los motores activar los controles de contaminación durante las pruebas del gobierno y desactivarlos en la conducción mundo real. El software, llamado un "dispositivo de derrota" porque derrotó los controles de las emisiones, mejoraba el funcionamiento del motor pero sacaba el óxido de nitrógeno dañina, en nivele hasta 40 veces por encima del límite legal.

Los reguladores estadounidenses interrogaron a los empleados de VW sobre el uso del software después de las pruebas realizadas por investigadores universitarios que mostraban diferencias en las pruebas y en las emisiones del mundo real. Volkswagen al principio negó el uso del dispositivo de derrota, pero finalmente admitió su uso en septiembre de ese año. Incluso después de esa admisión, dijo el gobierno, los empleados de la empresa estaban ocupados eliminando archivos de computadora y otras pruebas.