Tillerson apoya sanciones a Rusia, por ahora

El candidato a ser secretario de Estado del presidente electo Donald Trump, Rex Tillerson, dijo este miércoles que favorece el mantenimiento de las actuales sanciones estadounidenses contra Rusia, por ahora.
11 de enero de 2017      por Rafael T. Corro        

Tillerson apoya sanciones a Rusia, por ahora

El candidato a ser secretario de Estado del presidente electo Donald Trump, Rex Tillerson, dijo este miércoles que favorece el mantenimiento de las actuales sanciones estadounidenses contra Rusia, por ahora, y que los aliados de la OTAN tenían razón en alarmarse por la creciente agresión de Moscú.

Sin embargo, el apoyo de Tillerson a una política más firme con respecto a Rusia que la que ha adoptado Trump, no se dio debido a su negativa a comprometerse en apoyar la orden ejecutiva del presidente Barack Obama, autorizando sanciones adicionales contra Moscú debido a su interferencia en las elecciones presidenciales de 2016.

Tillerson, ex presidente y director ejecutivo de la petrolera Exxon Mobil, que tenía amplios negocios en Rusia, se negó a llamar al presidente Vladimir Putin como un criminal de guerra, y mantuvo la puerta abierta a posibles cambios en la política de sanciones de Estados Unidos contra Rusia, pues aseguró que no había visto información clasificada acerca del involucramiento de Rusia en las elecciones estadounidenses.

"Dejaría las cosas en el statu quo, para que podamos transmitir esto que podría ir hacia cualquier lado", dijo Tillerson durante una audiencia de confirmación del Senado, que se vio interrumpida esporádicamente por los manifestantes en contra de su nominación, y agregó: "Yo recomendaría mantener el statu quo hasta que podamos relacionarnos con Rusia y entender mejor cuáles son sus intenciones".

Asimismo, Tillerson dijo en otros puntos durante la audiencia que las sanciones estadounidenses interrumpieron los negocios del país en el extranjero, y agregó que era una "suposición justa" Putin era consciente de los esfuerzos rusos para interferir en las elecciones estadounidenses.