El tribunal más alto de India ha prohibido a candidatos políticos de buscar ser elegidos sobre bases en la religión, casta o idioma, en un fallo histórico que tiene consecuencias poco claras, pero potencialmente de gran alcance para la forma en que se practica la política en ese país asiático.

En una decisión dividida, el tribunal supremo dictaminó este lunes que la constitución de India permitía la libre práctica de la fe, pero que podría "prohibir la interferencia de las religiones y creencias religiosas con la actividad secular como las elecciones".

Una elección ganada al solicitar votos a lo largo de líneas de la política de identidad, podría ser considerada como una práctica corrupta y el resultado puesto cuestionado, dijo la corte.

Aquellos que se demostraron en contra de esta sentencia, acusaron a la mayoría de los jueces de la corte suprema en volver a redactar la ley con bases judiciales.

Este fallo arroja incertidumbre sobre cinco próximas elecciones en estados donde la religión y la casta tradicionalmente han ayudado a llevar a los votantes a las urnas. Sin embargo, algunos expertos expresaron escepticismo acerca de si este podría ser aplicado.

"Si este juicio se toma literalmente, entonces prácticamente cada partido en India podría ser descalificado", dijo Ashok Malik, un investigador de la Fundación de Investigación de Observadores con base en Delhi.

Los votantes indios, especialmente fuera de las grandes ciudades, se han organizado históricamente en "bancos de voto" a lo largo de bloques de religión, casta y lengua, divisiones que los fundadores del país consideraban un componente esencial para manejar el poder en una nación tan compleja.