El Gobierno de Cuba manifestó que la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre revertir la política de diálogo entre ambas naciones supone un retroceso y destacó que las nuevas medidas previstas para reforzar el bloqueo fracasarán.

Este viernes, el mandatario estadounidense anunció desde Miami un endurecimiento de la política hacia Cuba, lo cual pone un alto al esfuerzo realizado en 2014 por la Administración de Barack Obama, que tenía el objetivo de levantar el bloqueo del país isleño, y así aliviar la situación económica del pueblo cubano.

“El Gobierno de Estados Unidos recurre de nuevo a métodos coercitivos del pasado al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo”, indicaron en un comunicado las autoridades cubanas, si bien señalaron que Cuba reitera su voluntad de continuar con el diálogo.

Trump argumentó que el endurecimiento de la política hacia Cuba era para frenar la opresión comunista, a lo que las autoridades cubanas aseguraron que el mandatario estadounidense ha manipulado el asunto de los Derechos Humanos con fines políticos.

“En los dos últimos años se ha podido demostrar que los dos países pueden cooperar y convivir de forma civilizada, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones”, destacó el Gobierno cubano.

Asimismo, agregó en el documento que, pese a la disposición de Cuba para mantener buenas relaciones con el país norteamericano, no debe de esperarse que el país isleño realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni que acepte condiciones de ninguna índole.