Amazon no para de crecer. La empresa líder del comercio en línea, propiedad de Jeff Bezos, anunció que llegó a un acuerdo para adquirir Whole Foods Market, una noticia que la ha dado la vuelta al mundo por meter de lleno a la compañía en el sector alimentario y artículos de supermercado.

The Washington Post, también bajo el mando de Bezos, dio a conocer que la operación de compra-venta está valuada en 13 mil 700 millones de dólares. Si todo sale conforme a lo planeado, la adquisición se concretará durante el segundo semestre del 2017.

Acorde con los especialistas, Amazon acaba de sacudir el mercado con la compra de Whole Foods Market, una empresa que tiene su sede en Austin, Texas, y que se dedica a la venta de alimentos naturales y orgánicos. En el año 1998, fue incluida en una lista selecta de las 100 Mejores Empresas para trabajar, elaborada por la revista Fortune.

De acuerdo a registros recientes, Whole Foods Market cuenta con 430 locales distribuidos en Estados Unidos. Las cifras podrían hacer creer que se trata de una empresa exitosa; sin embargo, no todo es positivo. En los últimos años, ha enfrentado una presión mayor por parte de los inversores, después de detectarse que el negocio estaba perdiendo fuerza.

“Whole Foods Market ha satisfecho, deleitado y nutrido a los clientes durante casi cuatro décadas”, afirmó Bezos, además de detallar que la empresa seguirá operando bajo la misma marca pero con el apoyo del gigante del e-commerce.

El otro lado de la moneda, los nuevos desafíos para Amazon

Después de alcanzar el acuerdo, Amazon deberá lidiar con algunas dificultades tras asumir el liderazgo de Whole Foods Market. La empresa reportó un desplome considerable en las ventas el año pasado, producto del incremento de la competencia dentro del sector de alimentos saludables.

“La creciente demanda de alimentos frescos, sanos, la oferta de productos naturales y orgánicos se está expandiendo por todas partes, en nuevas tiendas, grandes almacenes ya existentes y en línea”, detalló en ese entonces el CEO de la empresa, John Mackey.

Además de rediseñar la estrategia para posicionar sus productos, Amazon tendrá que acabar, de una vez por todas, con los escándalos en torno a Whole Foods. Cabe recordar que la compañía se afrontó a denuncias por presunta manipulación de precios, además de una conspiración con Monsanto para que se avalara una ley que impidiera el etiquetado en productos con organismos genéticamente modificados.

De igual manera, se espera una gran batalla en el sector comercial entre Amazon y Walmart, dado que la entrada de la compañía de supermercados en 2014 llegó a cambiarlo todo. La competencia ofrece precios hasta 25 por ciento más económicos que Whole Foods, un duro golpe que terminó por robarle clientes al por mayor.