Google, sin pérdidas graves pese a boicot

El boicot de algunas empresas a Google y YouTube, al retirar sus anuncios de la plataforma de video, tendrá un impacto pequeño en las finanzas del gigante tecnológico, según un análisis de Wall Street.
25 de marzo de 2017      por Rafael Corro        

Google, sin pérdidas graves pese a boicot

El boicot publicitario que Google y YouTube están enfrentando, debido al retiro de publicidad de muchas empresas importantes, es poco probable que tenga un impacto en los ingresos a corto plazo del gigante tecnológico, según informaron dos analistas de Wall Street.

Google domina la publicidad en el mercado de los buscadores con una participación de más del 75 por ciento en Estados Unidos. Cabe recordar que la compañía generó más de 24 mil millones de dólares en ingresos sólo en 2016.

Al respecto, una nota de Morgan Stanley explicó que la parte del negocio afectada por el boicot, los anuncios de YouTube y la Google Display Network, representan sólo el diez por ciento de los ingresos netos de esta parte de la empresa.

Asimismo, esta parte del negocio de Google está dividida entre millones de clientes, por lo que es improbable que el boicot perjudique los resultados de la empresa, agregaron los analistas.

Mientras tanto, otra nota de RBC Capital Markets estima que, en el improbable caso de que haya una disminución del diez por ciento en los ingresos de YouTube y de la Google Display Network, se reducirían los ingresos generales de Google en un 1.7 por ciento. Asimismo, una disminución del dos por ciento afectaría sólo al 0.3 puntos porcentuales de los ingresos totales de la compañía.

Asimismo, la nota de RBC dijo que una caída continua en el interés de los anunciantes en YouTube beneficiaría a Facebook e Instagram. La nota de Morgan Stanley también agregó que un resultado del boicot podría ser que las marcas regresen a la publicidad más tradicional en televisión.

Por su parte, ejecutivos de Advertising Week Europe dijeron que la reacción contra Google podría ser el resultado del oportunismo proveniente de las otros jugadores en la industria de la publicidad, como la televisión y las agencias de compra de medios, que quieren conservar su posición.