Mkiavelo se equivoca, NL sí sienta precedente
por @CarlosJoaquinV
19 de noviembre de 2015

 

Por Joaquín Vallejo
@juachiro

Así es. Doblegarnos ante la armadora KIA implicaría que somos un estado sin capacidad de negociación y sin ética del poder público, sobre un convenio que se pactó de manera leonina y desproporcional  para el pueblo de Nuevo León.

Al mismo tiempo KIA estaría frente a un dilema de ética empresarial. Y como dice el dicho; "Tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata".

Gracias a la investigación realizada por SNL -retomada por otros medios y el propio gobierno estatal- se sabe que los coreanos sabían lo que estaban firmando.

No es sólo una complicidad de los funcionarios que realizaron el pacto Medina- Zubirán- Villarreal, sino de los señores de la armadora que negociaron los términos y condiciones de los contratos.

Si en los tribunales se tiene que dirimir esta situación pues que así sea, pero tendremos que decir que los tiempos de nuestro estado han cambiado, y que efectivamente estamos abiertos a recibir la inversión extranjera que nos aporta desarrollo y no opacidad y malos manejos contractuales.

Por omisión o falta de pericia, el convenio se realizó. Pero sabemos que está fuera de toda norma. No negociar las proporciones del actual acuerdo es también caer en la llana y simple aceptación de que así tiene que ser.  

Entonces estaríamos sentando un precedente negativo, como el no hacer nada. Sería aceptar que cualquiera puede exigir millones de dólares para establecerse en nuestra zona a precio de ganga. Sería aceptar que los negocios en lo oscurito son cosa normal y que comprar un terreno a precio de centavos para hacer negocios jugosos es válido. Es correcto señor Mkiavelo, es sentar un precedente es decir “la acción realizada con anterioridad que sirve de ejemplo o norma para casos semejantes que suceden después”.

Por eso tenemos que sentar un precedente de forma negociadora o frontal.  Que las empresas sepan que la inversión extranjera se realiza con transparencia y en pro del desarrollo del Estado. Que con gusto recibimos a las armadoras y a las empresas que quieran producir un impacto positivo en nuestra sociedad.


(*) Carlos Joaquín Vallejo, es licenciado en Derecho con especialidad en Asociación Público-Privada (APP) por el Tec de Monterrey (ITESM), egresado en finanzas por la Universidad Regiomontana (UR).  Ha desarrollado proyectos de APP en Guerrero, Nuevo León y Centroamérica. Es socio del despacho de consultoría en Infraestructura Latinoamericana.