Los Oportunistas de Siempre Están con Agüera y con Chedraui
06 de febrero de 2013

 

Los oportunistas de la política poblana hacen su trabajo.

¿Quiénes son?

Ya los conocemos.

Los que están con Pepe Chedraui y con Enrique Agüera.

Los que les venden espejitos a los dos.

Los que se reúnen con ellos en lo oscurito y cuentan que ya hablaron con el “Jefe” y que ya le dijeron que fulano (Chedraui o Agüera) es el mejor, el indicado, el más probado.

Los que mandan mensajes de texto con noticias abrumadoras: "Amigo, ai la llebamos. Todo va de pocamadre".

Los que de noche cambian de color.

Los cocodrilos de la Democracia.

Los que también, no podía ser de otra manera, solicitan favores.

Y acomodos.

Y reacomodos (si se puede).

Los que para evidenciar la cercanía con el altísimo Poder muestran los BBpin que cruzaron con el Secretario:

-Todo bien mi Secre?

-Todo bien.

-Le queria comentar que en puebla las cosas van como lo platicamos y que todo es cuestion de que ud le diga al preciso que nuestro candidato (Agüera o Chedraui) es el mejor y que ya solo estamos a la ezpera del empujon que necesitamos.

-Ok.

-Gracias mi Secre y ai nos estamos comunicando. Buen fin.

Son, faltaba más:

Los que narran los piquetes de ombligo como sí fueran trofeos:

"Entonces me abrazó y me dijo: ‘eres un cabrón, hermanito’.

Los que al final del lobbying invitan al precandidato a darse una vuelta por México para sellar la amistad “con unas amiguitas que no sabes”.

Los inefables.

Los de siempre.

Los de toda la vida.

Los que sí falla la jugada ya tienen la jugada siguiente.

Los que juegan en dos polos: Agüera y Chedraui.

Los que tienen como único discurso: “El que gane, ganó. Y jala al otro".

Los que hacen de la política, sí, el oficio más desprestigiado.

 

 

Los Dineros de los Delegados. Hay de delegados federales a delegados federales.

Parecen lo mismo.

No lo son.

Sus salarios marcan una tenue, sutil, diferencia.

Los de la Clase A ganan 90 mil pesos al mes.

Los de la Clase B: poco menos de la mitad.

Y hay hasta una clase C que apenas percibe unos 18 mil pesitos.

Faltaba más, faltaba menos.