Juan Rulfo o los murmullos de Pedro Páramo
por Carlos Quiñones
16 de mayo de 2017
Carlos Quiñones
 
En una entrevista el escritor Carlos Fuentes contaba como el había decidido cada año leer a Don Quijote. Yo a raíz de eso decidí imitar a Fuentes pero con Pedro Páramo de Juan Rulfo (1917-1986). De entre los millones de mexicanos que hemos nacido en territorio nacional hay personas que dejan una huella imposible de borrar. Juan Rulfo es sin duda uno de esos mexicanos universales. Son los destellos de sus letras que nos hacen navegar por un México que ya se nos fue pero que no por eso deja de ser actual. El tiempo pasa rápido y se repite. Este autor nació hace 100 años en un pueblo de Jalisco. Su obra es tan escasa y su alcance esta mas allá de la Galaxia de Andrómeda.
 
 
La obra de Juan Rulfo está integrada básicamente por la colección de cuentos El Llano en Llamas (1953) y la novela Pedro Páramo (1955). Pero es esta novela la obra que posicionó a Rulfo en el mapa de los escritores más leídos, más reconocidos y más traducidos del orbe. El escritor Álvaro Mutis quedó tan fascinado con esta obra que al terminar de leerlo fue y se lo llevó a Gabriel García Márquez y le dijo: Lea esa vaina, carajo, para que aprenda.  Al terminar de leerlo García Márquez pudo entender lo que era el realismo mágico, lo aplicó tan bien que sus siguientes libros después de esta lectura tienen una carga emocional rulfiana, y así el colombiano había encontrado el camino que buscaba para continuar con su obra literaria.
 
 
El Instituto Nobel declaró Pedro Páramo como una de las 100 obras de ficción más importantes en la historia de la humanidad. "Vine a Cómala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo". Arranca así la historia que ya fue llevada al cine aunque a Rulfo no le gustó el resultado comentaría en una entrevista en la radio de Colombia en 1979. Gracias a esta novela tan única, Rulfo recibió, entre muchos premios, el Premio Nacional de Literatura y el Príncipe de Asturias.  ¿Pero por qué no volvió a escribir más?, esa es la eterna pregunta que se pasea como alma en pena en todos los rincones de México y el mundo.
 
 
Juan Rulfo no quiso escribir mas porque temía caer de ese peldaño tan alto en el que lo posicionó Pedro Páramo. Dice el escritor Héctor Aguilar Camín: Rulfo estaba asustado de haberse descubierto un genio. A 100 años del nacimiento de Rulfo, la literatura mexicana y mundial sigue teniendo en él un punto de referencia, asombra aun las décadas que han pasado y como sus escritos siguen con vida. Nació con un don. Su vida de bajo perfil acrecentaba su leyenda año con año hasta su muerte en 1986. No le gustaban las entrevistas, pocas existen. Su otra pasión era la fotografía que está plasmada en libros donde demostraba su amor por México, sus zonas rurales y los indígenas. Quizá de ahí aprendió a vivir bajo el cobijo de la timidez; se protegía con el humo de sus cigarros y sueños.
 
 
Juan Rulfo, un escritor que surge de un entorno campirano pero se forma en las ciudades. Con solo dos libros se convirtió en referente de México para el mundo. Es uno de los principales protagonistas de las letras latinoamericanas. Una obra breve, pequeña,  pero con un legado inagotable. Su silencio después de Pedro Paramo acrecentó su leyenda. Las esporádicas entrevistas que llegó a dar lo mostraban como un ser muy tímido, quizá veía en toda la gente fantasmas que lo buscaban y él les huía. Seguramente Juan Rulfo sigue en Cómala porque en Cómala todo se repite, es un murmullo. Es un círculo del tiempo que gira y gira. Un pasado siempre actual como lo es su obra.
 
 
Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28