Virreyes y gobernadores generación 2012
por Carlos Quiñones
18 de abril de 2017

Existe una foto que data del primero de diciembre de 2012 en la que el recién electo presidente de México, Enrique Peña Nieto, posa con todos los gobernadores, hasta ese momento, pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional (PRI). En la foto se ven todos muy contentos cobijando a su presidente, dándole la bienvenida y felicitándolo de devolver al PRI las riendas de esta nación y festejando por lo alto el gran retorno a Los Pinos. Hasta ese momento habían pasado 12 años si estar ahí. Hoy el presidente sigue en el poder, pero de esa foto ya varios están o presos, o son sospechosos de desvío de dineros o están prófugos. Este es el nuevo PRI, la generación de esa fotografía del 2012.

Cuando Vicente Fox Quesada era candidato a la presidencia prometió que sacaría a patadas al PRI de Los Pinos. Literalmente si lo hizo y terminó siete décadas de una "dictadura perfecta", frase acuñada por Mario Vargas Llosa y que en su momento hizo enojar a Octavio Paz, era el ingreso del PAN a la presidencia y dejó una herida muy profunda en los priistas. En ese momento se pensó que el estilo de gobernar de los priistas en los estados cambiaria, que habría una renovación de ideas y de cómo gobernar con transparencia. Llegó otro sexenio y volvió a perder el PRI la presidencia, Felipe Calderón Hinojosa llegaba a tratar de dar continuidad al foxismo. Pasaron 12 años y Peña Nieto anunciaba a la nueva corriente del PRI, una renovación desde el interior y hablaba de "jóvenes" que ya habían entendido como era realmente gobernar.

De esa generación nueva y renovada parece que solo fue un comercial con mensaje subliminal y lleno de mentiras. Los nombres de Roberto Borge, Javier Duarte, Cesar Duarte, Rodrigo Medina, Andrés Granier, Fausto Vallejo, Roberto Sandoval, Mario Anguiano, entre otros son el grupo de los virreyes del PRI de los que se pensaba eran intocables. Este club de gobernadores encabezados por Peña Nieto ha sido clave para que partidos como el de Morena o el mismo PAN vean con agrado las posibilidades para este año llevarse el pastel más grande que es el Estado de México y en 2018 llegar a la silla del águila, tumbar de nuevo al PRI y gobernar de otra "nueva" manera. Las consecuencias las paga el pueblo, por eso ahí la importancia de si salir a votar.

El PRI ha perdido la noción del tiempo. Ha querido tratar a México como al niño que se le ofrece dulces y nunca se los da. De aquella famosa foto de 2012, de los ahí presentes la mitad esta en problemas con la justicia. No pueden explicar cómo es que tiene tanto con lo "poco" que ganan. No se puede entender los lujos en estados donde más de la mitad viven en la pobreza. El dinero es el peor de todos los males, el amor al dinero ciega a los gobernadores. Vivir del pueblo es un deporte de un selecto grupo de personas que se supone son elegidos para gobernar con verdad y justicia. Esa generación de 2012 de la foto será recordada como la más corrupta y si pensamos en la "casa blanca" es muy probable que tengamos a un ex presidente en 2018 exiliado mientras o se olvidan las cosas o realmente se hace justicia. El tiempo no lo dirá.

 

 

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28