Cuando el destino nos alcance
por Humberto Martínez
06 de marzo de 2017

 

 

La humanidad está enfrentando muchos cambios, en todo, en las cosas mas simples y las mas complejas, la manera en que trabajamos, las distintas maneras en que nos comunicamos, la nuevas formas en que compramos o vendemos, las nuevas herramientas para trabajar o hacer sentir nuestra opinión o voluntad, en una palabra: ¡Todo! Cambia o de modifica.

 

Nuestra civilización en los últimos cincuenta años a avanzado mas que en los anteriores trescientos, todo esto, a una velocidad vertiginosa, un ejemplo simple y rápido, es la tecnología, si una persona en 1991, -hace 26 años- pudiera comprar toda la capacidad tecnología que hoy incluye un iPhone, le costaría alrededor de $ 3.5 millones de dólares, y requeriría una gran habitación, lo que hoy tienes en la palma de tu mano.  Si te suena ilógico puedes checarlo en Google, ese, es uno de esos nuevos cambios de los que estoy comentando. El conocimiento, la información, la cultura,  también, están al alcance de la mano.

 

Hoy no importa en que lugar del mundo te encuentres, puedes estar en comunicación de manera inmediata prácticamente con cualquier rincón de nuestro planeta.

 

En este entorno en el que los seres humanos nos hemos sumergido, que se puede llamar progreso, avance, evolución, transformación, desarrollo etc. etc. etc. hay cosas que como personas debemos considerar y en consecuencia no podemos ni debemos olvidar. Los seres humanos, somos "seres sociables por naturaleza ", esto quiere decir simplemente que todo lo que como humanidad hemos logrado alcanzar, es porque sumamos entre todos; habilidades, conocimientos y capacidades. Si analizas cualquier objeto de los que te rodean, atrás de el, hay decenas o cientos de individuos que participaron, en el objeto que quieras, para que tu lo puedas tener. Así es el ser humano, esa es su naturaleza.

 

No debemos olvidar que independientemente de nuestro avances como civilización, somos seres interdependientes, es decir dependemos unos de otros, por eso resulta peligroso que para muchos formar una familia ya no sea una prioridad.

 

En este mundo globalizado,  tener una familia no es prioridad, -por lo menos para muchos- no que no tengan pareja, aclaro, porque es diferente y esto condenará a muchísimas personas a vivir en soledad al final de su vida.  Esto tendrá un enorme peso y costo social si consideramos que al haber menos hijos o no haber hijos; ¿quien verán por esos ancianos y sus necesidades de subsistencia?

 

Los seres humanos, también tenemos una vida útil, y algo que no cambiará jamás, es que cada uno de nosotros somos los arquitectos de nuestro destino, lo que seamos capaces de construir en nuestra vida útil, será el espacio que habitaremos en nuestro retiro, de ese tamaño, las dimensiones del hábitat de nuestro retiro lo construimos en nuestra vida, en nuestra etapa productiva, el joven activo y entusiasta que hoy eres tiene que pensar en el viejo que serás mañana. ¿Quien verá por él, si tú no lo haces?

 

Considera esto: Los programas de ahorro para el retiro oficiales (AFORES) serán insuficientes, quizás llegues a tener uno o dos hijos que en esta globalización, será difícil saber en que lugar del mundo se ubiquen y que posiblemente no cuenten con recursos para mantenerte. El Gobierno no tendrá la capacidad para dar pensión a la cada día mas numerosa población en retiro.

 

Resulta paradójico, que como civilización logremos vivir mas, pero no estemos preparados para ello. Al igual que todo lo que pasa en este mundo la tecnología ha puesto al alcance de los ahorradores visionarios opciones interesantes, para cuando el destino nos alcance. Infórmate

 

 

        

hmartinezg@huminternacional.com