Piratería en la mar
por José Arturo Brito Cajica
21 de febrero de 2017
@ArturBritoC
 
La piratería es una práctica de saqueo organizado o bandolerismo marítimo, probablemente tan antigua como la navegación misma. Consiste en que una embarcación privada o una estatal amotinada ataca a otra en aguas internacionales o en lugares no sometidos a la jurisdicción de ningún Estado, con el propósito de robar su carga, exigir rescate por los pasajeros, convertirlos en esclavos y muchas veces apoderarse de la nave misma. 
 
En los últimos años han aumentado significativamente los ataques piratas contra barcos, en particular en el Golfo de Adén, la cuenca de Somalia y el Océano Índico. Este tipo de sucesos afecta a amplias zonas marítimas, por lo que resulta difícil prevenirlos.
 
La piratería marítima afecta a las principales rutas de navegación y pone en peligro las vidas de marineros y marinos mercantes provenientes de todas las partes del mundo, centenares de los cuales son secuestrados cada año. Los piratas reciben rescates de millones de dólares, que presuntamente se reparten entre ellos mismos, sus cabecillas y las personas que financian las operaciones. La información disponible indica que actualmente parte del dinero se reinvierte en el extranjero a través de emigrantes somalíes.
 
Las soluciones incluyen desarrollar capacidad  judicial y  de aplicación de la ley para tratar los ataques piratas en los más de 4 millones de kilómetros cuadrados de océano a lo largo de Somalia cuya costa está prácticamente sin gobierno y devastada económicamente. Puesto que la piratería es un delito universal según el derecho internacional, cada país  tiene la autoridad legal para establecer jurisdicción respecto a la misma y castigar a los ofensores sin importar la nacionalidad de los perpetradores o las víctimas.
 
La amplia mayoría proceden de países en vías de desarrollo y para ellos la piratería marítima sigue siendo una amenaza muy real. Mal pagados y a menudo explotados, a veces trabajan en navíos que no son más que un montón de chatarra y solo una cuarta parte de ellos están afiliados a sindicatos aun así, pocas personas están interesadas en contar su historia.
 
Se calcula que el 90% de todas las mercancías se transportan por vía marítima y que la marina mercante aporta unos 380 mil millones de US$ a la economía mundial, lo que equivale al 5% del comercio mundial total.
 
Sin embargo, el bienestar de los marineros y la importancia de estos trabajadores clave siguen infravalorándose. Tan solo en la última década, más de 4.000 marineros han sido tomados como rehenes para exigir un rescate, cientos han sido asesinados o han muerto en cautividad y más de 40.000 han tenido que sufrir una experiencia directa, y a menudo aterradora, de los ataques de los piratas. Hasta la fecha, el Cuerno de África (frente a las costas de Somalia, desgarrada por los conflictos, Yemen, Omán y en el interior del océano Índico) ha sido la zona del mundo donde más ha predominado la piratería.
 
Teniendo claro siempre que hay que minimizar los  riesgos  para  las  tripulaciones y  pasajeros de los barcos  que naveguen por aquellas aguas y sin olvidar que la verdadera solución pasaría por atajar el problema en su raíz, en el territorio donde campan por libre todas estas bandas de piratas, lo que exigiría allí un gobierno estable con capacidad y voluntad para erradicar el delito de su territorio. 
El mar es dulce y hermoso, pero puede ser cruel.
(Ernest Hemingway)