La gota que derrama el vaso, hartazgo social.
por Georgina Mora
09 de enero de 2017

Como lo comentaba en mi columna del mes de Diciembre, denominada la Nueva Política y el Hartazgo Social, las reacciones  de enojo de toda la población  al gasolinazo de este mes de Enero 2017 viene a confirmar que los mexicanos estamos hartos de la forma como se ha llevado la política social , económica  en México  en los últimos años, y que requerimos urgentemente un cambio en la Estructura Pública de nuestros país desde sus cimientos, por lo que no dudemos que los próximos candidatos fuertes a la Presidencia, Senaduría y Diputaciones sea un ciudadanos de a pie con probada honestidad, esto aunado a la mala costumbre que tenemos los mexicanos de hacer de cualquier problema  una  Teoría de la Conspiración, y al mal uso que hacemos de las redes sociales para desinformar la mayoría de las veces  que nos impide centrarnos en el verdadero origen de nuestros problemas.

 La indignación es genuina y esta situación la vamos a pagar todos,  hasta ahora muchos mexicanos se están enterando que la gasolina estuvo subsidiada por años y que el precio que pagábamos era ficticio, veamos los siguientes datos que nos harán comprender mejor lo que está sucediendo:

1.-En México el precio de la gasolina lo determinaba la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico y no el libre mercado, no reflejándose entonces el costo real de producción,  distribución e importación  en lo que pagábamos.

2.-El diferencial entre el precio real de mercado y el que determinaba administrativamente la Secretaria de Hacienda mediante una fórmula, podría ser negativo que era cuando el precio se encontraba del lado del subsidio no existiendo recaudación por parte del IEPS, existiendo entonces así un déficit. 

3.-  Del año 2006 a 2014, los precios del mercado se mantuvieron por encima de lo determinado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, alcanzándose un subsidio acumulado de 992 mil millones de pesos, esto según datos de la misma Secretaria de Hacienda.

4.-Con dicho subsidio se pudieron  haber financiado varios programas sociales o resultaría equivalente a los presupuestos de varias Secretarias por varios años y ejercicios fiscales, o al costo de 5 veces de la Construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, etc.

5.- Dicho subsidio beneficia a quien más consume sin duda y a quienes tienen más ingreso, por lo que es un subsidio regresivo como lo indican algunos especialistas, pero de entrada  beneficio  a todos.

En conclusión ¿Por qué no se había tomado esta medida antes y en mejores circunstancias sociales?, no precedidas de  actos de corrupción de diferentes gobiernos entidades.

Con manifestaciones no vamos solucionar nada, lo que debemos hacer es   fortalecer  la ley anticorrupción y transparencia, aprobada el año pasado aplicándola sin distinción y exigir como ciudadanos que esto se cumpla, exigir el aumento en medidas de controles internos dentro de Secretarias y Dependencias, demandar el  fortalecimiento de  los comités de vigilancia ciudadana en los procesos de licitación, e incentivar el uso de otro tipo de energías alternativas.

Algunos especialistas señalaban que el inicio este subsidio era para incentivar la Economía , pero esto ha terminando revirtiéndose desde 2006, y que si se desea fortalecer la economía en este 2017 ante la intempestiva llegada de Donald Trump, debemos fortalecer este tipo de factores económicos como los precios de los combustibles que nos permitan tener más ingresos para programas sociales, obra pública ,etc. pero si esto no va aunado con medidas de anticorrupción, el sacrificio de todos no valdrá la pena. 

@yogii123003