Chiapas tiene nivel de compromisos financieros aceptable: Moodys

De acuerdo con el reporte "La Ley de Disciplina financiera genera mayor transparencia y menores incrementos de deuda".
16 de mayo de 2017      por Daniel Aguilar        

Chiapas tiene nivel de compromisos financieros aceptable: Moodys
                  Fotografía por: Especial              

Los estados de Coahuila, Chihuahua, Quintana Roo, Veracruz y Sonora podrían estar en riesgo de incumplimiento de pago de deuda bancaria y de proveedores, que los ubicaría en focos rojos por insolvencia y no tener acceso a más endeudamiento en el 2018. En el caso de Chiapas según la calificadora, el nivel de compromisos financieros es aceptable aunque se encuentra en un 100%, al igual que Durango, Nayarit y Zacatecas. Mientras que Oaxaca, Colima, Baja California y Tamaulipas se encuentran en un 80%.

De acuerdo con el reporte “La ley de disciplina financiera genera mayor transparencia y menores incrementos de deuda” de Moody’s, en el indicador de deuda sobre ingresos de libre disposición, que forma parte del sistema de alertas y que mide capacidad de pago, dichas entidades se ubican por arriba de 100% de esta relación, un nivel alto, ya que la media se ubica por debajo de 50%; entre mayor nivel de apalancamiento menor sostenibilidad financiera.

El documento refiere que dicho indicador será el que tendrá mayor peso en la clasificación final de la deuda que tenga una entidad, por lo que la calificadora ve posible que los estados mencionados se ubiquen en la categoría de alto endeudamiento.

Con esta ley pueden surgir presiones de liquidez para las entidades con perfiles crediticios más débiles y algunos estados podrían experimentar dificultades para cumplir con todas las prácticas de disciplina financiera, expone Moody’s.

Menciona que el sistema de alertas que determina los techos de deuda específicos, también puede enfrentar dificultades en cuanto a calidad de la información e interferencia política.

La ley de disciplina financiera —que entró en vigor en abril del 2016— dicta que los estados y municipios serán catalogados en una especie de semáforo que establecerá si son aptos financieramente para seguir endeudándose sin poner en riesgo sus finanzas públicas.

Según esta ley, las entidades que se ubiquen en “foco verde” o endeudamiento estable podrán tomar financiamiento hasta por el equivalente a 15% de sus ingresos de libre disposición, es decir, los ingresos locales y las participaciones federales, así como los recursos que, en su caso, reciban del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas y cualquier otro recurso que no esté destinado a un fin específico.

En tanto los estados que están en “foco amarillo” o en nivel de endeudamiento en observación, podrán tomar financiamiento hasta por 5% de los ingresos de libre disposición. 
Los que estén en “foco rojo”, es decir, endeudamiento elevado, tendrán un techo de financiamiento neto igual a cero.

Asimismo, esta ley marca que los límites para la deuda de corto plazo y de largo se implementarán a partir del 2018.