Se unieron al día de acción contra las represas en Chiapas

Los proyectos extractivos significan el despojo de tierras y conllevar a destrucción y pobreza, señalan agrupaciones en contra de las represas.
16 de marzo de 2017      por Daniel Aguilar        

Se unieron al día de acción contra las represas en Chiapas
                  Fotografía por: Daniel Aguilar              

De acuerdo con un comunicado emitido de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA-Chiapas) y el Movimiento de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER-Chiapas), se reunieron en Acteal miembros de estos grupos de diversas regiones del territorio chiapaneco, Altos, Sierra, Costa, Selva y Frontera para conmemorar el Día Internacional de Acción Contra las Represas y por los Ríos, el Agua y la Vida, que se celebró el 14 de marzo.

Desde el contexto de la resistencia en contra de los megaproyectos y también desde el análisis y la reflexión sobre el sistema capitalista del mal gobierno y los proyectos de las grandes empresas transnacionales, nos pronunciamos hoy no solo contra los proyectos hidroeléctricos que amenazan los territorios de Chiapas, sino contra todas las manifestaciones del modelo extractivo. No queremos en nuestros territorios ni minas, ni pozos petroleros, ni extracción de gas de esquita mediante fracturación hidráulica o fracking, ni gasoductos, ni parques agroindustriales, ni monocultivos, ni transgénicos,  ni agroquímicos, ni supercarreteras, ni proyectos ecoturísticos.  Tampoco somos de acuerdo con la multiplicación de Áreas Naturales Protegidas (ANP), la creación de zonas de salvaguarda y la llegada de la gendarmería ambiental, que son formas de generar control sobre los territoriosbajo el maquillaje de la "Economía verde".

Tanto desde los pueblos indígenas como desde los pueblos campesinos y pescadores de Chiapas, todos esos proyectos extractivos significan el despojo de tierras y conllevan destrucción y pobreza. Se inscriben en el proyecto de creación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) en la región sureste de México, señalan.

 En ese día internacional de lucha por los ríos, reiteraron que las represas hidroeléctricas tienen muchos impactos negativos: inundan tierras productivas y habitadas, causan desplazamientos forzados y deforestación, disminuye la calidad de los alimentos y destruye los ecosistema y la biodiversidad. Sobre todo, no son proyectos pensados para generar energía para nuestras casas, sino para empresas y otros estados. Por ello rechazaron rotundamente todos los proyectos hidroeléctricos previstos en Chiapas y especialmente los que ahora se amplían: La Angostura, y Chicohasen II.

Por otra parte, exigen la cancelación definitiva de las 99 concesiones mineras que existen en todo Chiapas, de los 12 proyectos de pozos petroleros que amenazan la zona zoque, el parque agroindustrial de Tapachula y las infraestructuras previstas en el marco de la creación de una ZEE en Chiapas, que son la ampliación de la carretera San Cristóbal-Palenque y del Puerto Chiapas, el gasoducto "Salina Cruz-Guatemala", el tren "Chiapas Mayab".