Nacimiento de tortugas laúd en Chiapas

La Laúd es la especie de tortuga más grande del mundo, llegando a alcanzar hasta 2.3 metros de longitud.
05 de enero de 2017      por Daniel Aguilar        

Nacimiento de tortugas laúd en Chiapas
                  Fotografía por: Daniel Aguilar              

La Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn) a través de la dirección de Áreas Naturales y Vida Silvestre, reportó el arribo y anidación extraordinaria de cuatro tortugas Laúd en campamentos tortugueros ubicados en Boca del Cielo y Puerto Arista en el municipio de Tonalá.

En ese sentido, el biólogo de la Semahn, Pedro Sánchez Montero destacó la reubicación de cuatro nidos con 26, 54, 51 y 76 huevos respectivamente; asimismo, dijo, se ha registrado la eclosión de 18 crías que fueron liberadas al mar el pasado primero de enero en Boca del Cielo y para los tres nidos restantes se espera la eclosión a mediados de febrero y principios de marzo. Resaltó que dichos eventos tienen relevancia al considerar que durante los últimos 13 años, en una sola ocasión se había registrado la anidación y reubicación de huevos de tortuga Laúd a los campamentos tortugueros, por lo que la reubicación de cuatro nidos en una sola temporada, constituye una ocasión de particular satisfacción.

Sánchez Montero refirió que dentro de las especies que arriban a costas chiapanecas se encuentran la tortuga Golfina (Lepidochelys olivacea), principal especie anidadora en la entidad, de la que se liberan en promedio 300, 000 mil crías anuales y la tortuga Prieta (Chelonia agassizii), de la que se han presentado pocos registros de anidación. Además, indicó se encuentra la tortuga Laúd (Dermochelys coriacea), aunque muy rara vez ha sido registrada anidando en nuestras playas; por último, la tortuga Carey (Eretmochelys imbricata), especie que no anida en el estado y solo usa las costas y esteros de Chiapas como centros de alimentación dentro de su ruta migratoria a sus sitios de anidación.

Cabe mencionar que la Laúd es la especie de tortuga más grande del mundo, llegando a alcanzar hasta 2.3 metros de longitud y un peso de más de 400 kilogramos, con una media de 72 huevos por nido. A diferencia de las demás tortugas marinas, ésta es la única que no presenta un caparazón duro y se encuentra cubierta por una gruesa y adiposa piel semejante al cuero.

Pedro Sánchez Montero refirió que la actividad es parte del proyecto “Protección y Conservación de la Tortuga Marina en Chiapas”, a fin de disminuir la presión sobre sus poblaciones, mediante la realización de acciones de monitoreo de playas, reubicación y protección de nidadas y actividades de sensibilización a las y los habitantes con la participación conjunta de autoridades estatales, municipales y comunidades locales.