De los dos mil 430 municipios que existen en la República Mexicana, sólo entre 80 a 100 cuentan con un Atlas de Riesgo autorizado y realizado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y el Centro de Prevención de Desastres (Cenapred), indicó el ex director de Protección Civil de la Secretaria de Gobernación Federal, Hugo González.

Aunque en su mayoría las ciudades de nuestro país cuentan con este estudio de prevención, no todos cumplen las normas oficiales y es que “cualquiera puede elaborar uno en su comunidad, sólo descargan la cartografía y las pegan”, manifestó el ex funcionario federal.

Los que son emitidos por Sedesol y Cenapred suelen ser muy sofisticados y responden a las necesidades de las zonas dependiendo del histórico de fenómenos naturales, las condiciones demográficas y otros riesgos. Además de que pueden integrarse a estudios regionales, estatales y en su caso hasta nacionales.

El costo y tiempo de realización de un Atlas de Riesgo varía conforme a las características de los municipios, pero Hugo González tiene reportes que la Sedesol ha trazado este documento con un presupuesto de entre 800 mil a un millón 500 mil pesos. Mientras que el tiempo va desde los tres a seis meses dependiendo del grado de exposición de riesgo.

Aunado a ello, González precisó que este documento sólo prevé riesgos hidrometeorológicos y geológicos, más no los ocasionados por el hombre como explosiones por fugas de gas o petróleo y otras situaciones de esta índole.

Cabe mencionar que  las comunidades que poseen un Atlas de Riesgo bien sustentado y actualizado tienen 10 veces menos posibilidades de estar expuestas a una contingencia.