La orden de aprehensión de quien fungiera como secretario de Obra Pública en la administración de Mario Marín, Javier García Ramírez es la más demandada entre los poblanos, consideró la presidenta de la Asociación de Empresas de la Construcción en Puebla (AECO) Martha Moysen Leal, por lo que aplaudió la noticia que se confirmó esta mañana.

Deslindó a su organismo de las irregularidades que presuntamente se dieron en la adjudicación de proyectos, a pesar de que también resultaron beneficiados durante esa gestión.

Nosotros casi no trabajamos con ese gobierno; nos salimos desde al principio”,  resaltó.

Con ese argumento, evitó confirmar si en alguna ocasión el ex funcionario les pidió el famoso “diezmo” para contratarlos.

La empresaria comentó que las versiones giraron en el sentido que se pidió durante ese sexenio hasta el 20 por ciento, pero que en lo personal nunca lo pudieron comprobar.

Y con las observaciones legales que ya pesan sobre García Ramírez, por el delito de enriquecimiento ilícito que también llevó a la cárcel a Alfredo Arango -ex secretario de Salud- Moysen Leal opinó que el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas está resultando “congruente”.

El gobierno ha actuado en forma congruente y lo que ha ofrecido lo ha cumplido”.

Pidió que se aplique la Ley no sólo en este caso, sino en los demás en donde resulten involucrados otros ex funcionarios.

 

Caso Viaducto Zaragoza

En el caso del desplome de 30 metros del Viaducto Zaragoza que se registró el pasado viernes, la titular de la AECO demandó la realización de un peritaje externo por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) o del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Resaltó que el objetivo es descartar daños parciales en el resto de lo construido para evitar más problemas en el futuro.

Tanto ella como su antecesor, Sergio Curro, opinaron que es urgente esa revisión para no poner en riesgo la seguridad de los poblanos a pesar de que el Secretario de Infraestructura, Antonio Gali, ha dicho en reiteradas ocaciones que la obra que se realiza bajo estrictos controles de calidad y el incidente del pasado viernes se debió a un error humano.