¡México, Bicampeón Sub 17!

Con gol de Briseño y Casillas, un estadio volcado con el tricolor y al grito de FUA, México se alzó con la copa.
10 de julio de 2011      por Fernando Pérez Estrada        Sección Deportes ¡México, Bicampeón Sub 17!

La cancha del Estadio Azteca, sede de la final del campeonato mundial Sub 17, albergó el partido entre México y Uruguay en busca del trofeo más importante de la categoría, al cual México llegó luego de ganarle en un partido trepidante a Alemania, mientras Uruguay le ganó a Brasil.

Luego de terminar el partido entre Alemania y Brasil, donde los teutones se quedaron con la tercera presea, el pueblo mexicano se tuvo que esperar varios minutos para poder recibir con todo el apoyo al seleccionado tricolor, y valió la pena la espera.

En el primer tiempo del encuentro, México y Uruguay intentaron imponer su ritmo y su estilo de juego, buscando por los costados y por el centro llegar al área rival, disparos al marco que los porteros pudieron sacar sin problemas.

El conjunto charrúa sintió la altura del país y, conforme fue pasando el tiempo, les fue cobrando factura en la condición física; mientras tanto, México se vio mejor en la cancha, fue más sólido y en sus ataques tuvo mayor profundidad.

Conforme fue pasando el tiempo, el tricolor se asentó más en el terreno de juego, y así lo demostró al min. 30, cuando vino un centro al área por costado derecho, Carlos Fierro recentró el balón al área chica y el capitán Antonio Briseño le pegó con pierna derecha para hacer el primero parael tricolor y con esto, levantar a los miles de mexicanos que se dieron cita en el coloso.

México se adueño del partido y fue más fuerte en sus ataques; por su parte, Uruguay esperó alguna falla del conjunto tricolor para armar un contragolpe y así poder empatar el encuentro, y muy cerca estuvieron de hacerlo con Elbio Álvarez, quien reventó el poste con un disparo fuera del área.

Para el segundo tiempo, el partido continuó de la misma forma: con un equipo mexicano intentando buscar el segundo gol que le diera tranquilidad y mejor manejo de partido, mientras que Uruguay apostó por alguna genialidad al ataque, no salieron jugando, intentaron a base de pelotazos al área o centros pero no con mucha profundidad.

Mientras transcurría el tiempo, el público impulsó cada vez más a los seleccionados, incluso dejaron ver su apoyo total al portero cuando al grito deFUA miles de aficionados gritaron cada vez que el guardameta nacional sacaba algún balón.

Uruguay aprovechó los balones que tuvo, intentó darle profundidad a sus ataques por los costados, pero la defensiva mexicana se vio muy sólida y a tiempo en cada uno de los avances charrúas. Se complementaron de la mejor manera y, de la mano del central y capitán Briseño El Pollo, la última zona mexicana fue fuerte y segura.

El estadio se unió en un sólo grito al pedir al jugador Gómez para que entrara al partido y minutos después el jugador se hizo presente, con lo que México se vio más fuerte al ataque. Uruguay también hizo cambios pertinentes a la ofensiva para lastimar la férrea zona defensiva mexicana y buscar el empate.

Transcurrió el tiempo y México contaba con mayor seguridad en la cancha pero todavía sin la tranquilidad de tener el segundo gol. Después entró Marcelo Gracia para darle un respiro a la delantera nacional y que fuera quien buscara armar el contragolpe mexicano y terminar el partido.

Uruguay intentó con disparos al marco, con tiros libres directos que la defensa o el portero Sánchez sacaron sin mayor problema, los postes jugaron a favor del cuadro tricolor ya que varios disparos salieron desviados gracias a estos.

En la recta final del partido, Uruguay se volcó con todo al frente, por su parte, México hizo el último cambio al darle salida a Fierro y entrada a Giovani Casillas, quien junto con Gracia y Gómez armaron una ofensiva más fresca y profunda.

En el tiempo de compensación, al minuto 92, México tuvo una última oportunidad: el ataque fue comandado por Arturo González quien, en tres cuartos de la cancha, mandó un pase a Giovani Casillas que se internó por costado izquierdo al área, sacó un disparo cruzado que el portero Cubero no pudo detener y con eso selló el partido.

El árbitro decretó el final del encuentro, el Estadio Azteca gritó y explotó en júbilo, y ahora, el seleccionado mexicano es bicampeón de la categoría. Los comandados por Raúl Gutiérrez se alzaron con la máxima presea del futbol mundial en la categoría.

México es la primera selección en coronarse en su casa, además se coloca detrás de Brasil y Nigeria quienes tienen tres torneos ganados en sub 17, además es el mundial al que más aficionados han asistido a los estadios a apoyar a sus respectivas selecciones.