Tras asegurar que el segundo piso de la autopista Puebla-México ha sido un éxito, el secretario de Infraestructura y Transportes, Diego Corona Cremean, dijo que camiones de carga pesada no podrán transitar por debajo de esta vialidad.
 
Señaló que por ahora, los automotores pueden subir al segundo piso, sin embargo, para finales de año o principios de 2017, quedará prohibido que en el bulevar urbano circulen las unidades pesadas.
 
Aseguró que la restricción no se ha dado porque el concesionario esté en desacuerdo con el flujo en el segundo piso. Agregó que quienes no quieran pagar, podrán utilizar vías alternas como el Periférico Ecológico, el Circuito Mexiquense o el Arco Norte.
"El proyecto del segundo piso es un éxito y sí es transitado por los vehículos".
Es así como descartó que dicha vialidad, que recientemente fue inaugurada por el presidente de la república, Enrique Peña Nieto, y el gobernador del estado, Rafael Moreno, haya sido un fracaso.
 
Informó que muestra de ello es que diariamente, más de 13 mil vehículos utilizan el segundo piso, y se espera que en los próximos meses la cifra sea rebasada.
 
El funcionario estatal dijo  que la vialidad se diseñó para hacer más ágil el tránsito y comentó que ya iniciaron con los trabajos de rehabilitación en la parte baja, por las afectaciones que sufrió la vía de comunicación.
"Se realizan acciones de mejoramiento en la carpeta asfáltica y camellón central, que puede ocasionar molestia y retrasos en el flujo vehicular".