En cuestiones de inseguridad, ni la iglesia se salva. Un hombre armado irrumpió la madrugada de lunes en la parroquia de Palmarito Tochapan, en el municipio de Quecholac, sometió al sacerdote y se llevó su vehículo, un Chevy de color gris,modelo 2010 con placas particulares de Veracruz.
 
El párroco, Miguel Armando Campero Bretón denunció los hechos en la fiscalía de Tecamachalco. Refiere que él estaba descansando, cuando de momento fue sorprendido por el asaltante quien le exigió las llaves de la unidad.
 
Antes de darse a la fuga, el responsable amarró de pies y manos al sacerdote, lo amordazó para que no pudiera pedir ayuda, y lo metió debajo de la cama.