El plazo está terminando y todo contribuyente que decidió interponer un amparo contra la contabilidad electrónica, revisión electrónica o buzón tributario, con el objetivo de ganar más tiempo o considerarlos como una violación a sus derechos humanos;  deberá cumplir  con los lineamientos que exigen cada una de estas figuras.
 
Así lo informa Germán Reyna Y Herrero, Vicepresidente de Canacintra Capítuo Houston y Socio Director de ARH Consultores, al mencionar que la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió de forma, la constitucionalidad  del amparo en revisión contra del anexo 24 de la Resolución Miscelánea Fiscal de 2015 y del artículo 53-B fracción VI, segundo párrafo, del Código Fiscal de la Federación, vigente hasta el 31 de diciembre de 2015.
 
Para el fiscalista, con esta resolución es clara la obligación de que los contribuyentes suban mensualmente su contabilidad, situación que resulta forzosa para todos las personas físicas o morales dadas de alta en el Sistema de Administración Tributaria
 
En su opinión  esto marca un precedente, ya que a pesar de que  las demandas de amparo establecían como inconstitucionales a las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas que regulan lo ateniente al buzón tributario, contabilidad y revisiones electrónicas, la Sala determinó que las normas relativas establecen un modelo de comunicación entre la autoridad hacendaria y los contribuyentes.
 
Así mismo, la resolución de la SCJN indica que estos medios son compatibles con el orden constitucional, mediante el empleo de nuevas tecnologías en materia de comunicación e información, de manera que su regulación es clara, no produce ninguna afectación arbitraria y facilita el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, agilizando los procesos de recaudación y comprobación.
 
De esta forma,  el también autor del libro “Los Impuestos en México” indica que es preciso remarcar que los contribuyentes deben estar claros que la actividad que despliega la autoridad hacendaria consistente en revisar la información y documentación que obra en su poder, remitida electrónicamente y relacionada con el cumplimiento de las disposiciones fiscales, no constituye un acto de molestia.
“Ante estas resoluciones, resulta necesario que los contribuyentes estén preparados para las acciones que realizará la autoridad, lo cual conlleva la necesidad de un blindaje empresarial que garantice el cumplimiento oportuno de cumplimientos de obligaciones fiscales, revisión y preparación de declaraciones de impuestos de personas físicas y morales”, declara Reyna Y Herrero.
Igualmente a través de este blindaje, es importante generar una planeación fiscal, que consiste en la aplicación de estrategias que permitan reducir, eliminar o diferir la carga tributaria del contribuyente bajo los parámetros que marca la autoridad, así como contar con soporte documental que demuestre su legalidad y procurando el menor riesgo.
 
Además, los contribuyentes deben contar con una asesoría  fiscal especializada para saber cómo actuar frente a los actos de fiscalización de la autoridad, tales como multas y créditos fiscales.
"Por tanto, el panorama es claro y el plazo para postergar la contabilidad electrónica, las revisiones electrónicas y el buzón tributario está terminando, aunque es posible que los contribuyentes tengan la oportunidad de ampararse contra los agravios que estas figuras puedan generar, ya que en materia administrativa la SCJN debe revisar los casos de manera independiente”, concluye Reyna Y Herrero.