Carta a Cordero: reacciones y consecuencias

La carta de apoyo a Ernesto Cordero ha traído consigo cosas buenas y malas, opiniones encontradas, apoyo y molestias.
03 de junio de 2011      por Mario Calixto        Sección Nacional Carta a Cordero: reacciones y consecuencias

La cuestión que no le ha afectado ni beneficiado al aspirante a la presidencia, Ernesto Cordero, fueron las declaraciones del candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la gubernatura del estado de México, Luis Felipe Bravo Mena.

En cuanto al grupo de "destacados" panistas que construyen un "bloque" para impulsar la candidatura del secretario de Hacienda, simplemente les dio la bienvenida.

Y en cuanto si Bravo Mena apoya o no a Ernesto Cordero, el aspirante a la gubernatura del Estado de México, adelantó que en su calidad de abanderado no tienen preferencia por alguno de los panistas que han levantado la mano para suceder al presidente Felipe Calderón.

Por otro lado, la cuestión a favor de Ernesto Cordero rumbo a la aspiración a la candidatura del PAN fue lo que recalcó Javier Lozano: la idea del respaldo a Cordero no es una mala noticia para los aspirantes del PAN, sino para el PRI y el PRD, pero sobre todo para el primero, pues se trata del enemigo a vencer.

Lozano también destacó que es perfectamente entendible y válido que haya muestras de simpatía a un “buen cuadro del PAN que puede resultar quien encabece un proyecto ganador”.

En cuanto a las aspiraciones presidenciales del secretario del Trabajo y Previsión Social, aclaró que durante giras y eventos también ha recibido muestras espontáneas de apoyo por parte de los militantes del partido, pero reiteró que de no resultar elegido como el abanderado del PAN se sumará al proyecto designado, y “sí es el de Cordero, no deberá caber la menor duda de que estará en primerísima fila para apoyarlo.”

Lozano Alarcón habló del proceso interno que se debe llevar para seleccionar a su aspirante y, al respecto, dijo “se tiene que escoger al candidato ganador, no sólo al que acumule más simpatías o por cuestiones de género o consideraciones de otra naturaleza. Necesitamos escoger al que pueda ganar sustentados en valores, proyecto y equipo”.

Ya que no todo podía ser gloria y alegría por la carta de apoya al secretario de Estado, el lado negativo de todo esto es lo expresado por los Senadores del PRI y PRD, quienes exigieron a Ernesto Cordero renunciar a su cargo para dedicarse a sus actividades proselitistas de cara a las elecciones de 2012.

El PRI a través de su portavoz de la bancada en el Senado, Carlos Jiménez Macías, consideró que la carta de apoyo a Cordero firmada por varios panistas puede ser una "arma de dos filos" pues, si bien busca demostrar el músculo político panista alrededor del servidor público, también puede generar descontento en la base albiazul, que "por definición no acepta imposiciones".

Jiménez Macías no dudó en decir que "están muy adelantados" en el PAN, y es claro que al partido se le "fue de las manos el proceso, veo una especie de anarquía que impiden que los titulares atiendan sus funciones".

El senador Macías también dijo que Ernesto Cordero es "uno de los aspirantes más vulnerables", porque no tiene ni el perfil ni la trayectoria política para enfrentarse a cualquiera de los aspirantes del PRI a la Presidencia.