López Dóriga entrevista a Enrique Peña Nieto

El Gobernador mexiquense mantuvo su postura respecto a no tener una definición acerca de la candidatura a la Presidencia y afirmó que no caerá en provocaciones.
04 de mayo de 2011      por Constanza Izquierdo        Sección Política López Dóriga entrevista a Enrique Peña Nieto

Ayer, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México, fue entrevistado por Joaquín López Dóriga acerca de sus aspiraciones a la Presidencia de la República y los ataques que ha recibido por el supuesto freno a la reforma política en la Cámara de Diputados.

Al inicio de la conversación, Peña Nieto observó: "estamos en medio de un proceso electoral que deseamos transite en un clima de gran cordialidad, de gran civilidad, de gran paz y de gran armonía social y que este proceso electoral sea una fiesta de la democracia para los mexiquenses".

Frente a la pregunta del comunicador -haciendo énfasis en que la primera vez que Dóriga se lo preguntó, Peña Nieto lo “bateó”- acerca de si el mandatario estatal desea ser Presidente, éste contestó:

"No te he bateado, he postergado mi definición puntual sobre el tema y lo he hecho porque también he sido muy claro en la responsabilidad que tengo. Cada vez es menos el tiempo que hay de aquí al 16 de septiembre que es cuando concluyo mi gestión como gobernador del estado, y donde he declarado públicamente que entonces tendré una definición”.

Y añadió, “lo hago así porque soy respetuoso de los tiempos electorales del Estado de México y porque soy respetuoso de la responsabilidad pública que tengo como gobernador del estado y me parece que ha habido un ánimo por empujar y acelerar los tiempo sucesorios hacia el 2012. Por eso me he abstenido de tener una definición clara y puntual.

No es que batee, no es que evada la respuesta, simplemente he sostenido, una y otra vez, en preguntas iguales, la misma respuesta”, por lo que aseguró; “déjenme concluir mi gestión como gobernador el 16 de septiembre y entonces sabrán cuál es mi respuesta sobre el tema”.

Afirmó que no le es ajeno el escenario político, especulaciones y encuestas, sin embargo considera "anticipado" tener una definición sobre una posible candidatura a la Presidencia.

Acerca del supuesto "freno" que el mexiquense ha dado a las reformas por su aspiración a la Presidencia, el político dijo; “Sobre estos señalamientos, me parecen fuera de lugar, porque me parece que es una falta de respeto a la Cámara de Diputados (...) Y no han prosperado por falta de tiempo porque hay que entender el proceso legislativo cómo se da”.

“Soy el primero en creer que este país necesita una Reforma Política, que este país necesita revitalizar y modernizar sus instituciones, que tiene que construir una relación mucho más ágil entre Legislativo y el Ejecutivo para que realmente logremos un propósito. La Reforma Política en sí misma no es un objetivo. Me parece que la Reforma Política es un medio para lograr un Estado eficaz y que haga posible lo que queremos dentro de la democracia, una democracia de resultados”, aseguró.

Ante el comentario de López Dóriga acerca de si es porque ven a Peña Nieto como un precandidato presidenciable muy fuerte es que han lanzado este tipo de opiniones, el Ejecutivo estatal comentó que aunque aún es muy pronto para hablar de precandidatos, seguramente por los resultados que han visto en encuestas y por especulaciones, se le ha querido involucrar en este "juego de provocaciones”.

Al respecto subrayó: “no voy a caer en el juego de estas descalificaciones, no voy a caer en las provocaciones a la que pretenden invitarnos algunos actores de otros partidos políticos”.

“Lo único que me anima es seguir construyendo puentes de colaboración institucional con el Gobierno de la República, de respeto con las demás fuerzas políticas, de propiciar el mejor ambiente y el mejor clima político para que la elección del Estado de México sea realmente ejemplar y se privilegie un proceso donde haya debate, donde haya oferta y no por lo que ha marcado varias campañas políticas con campañas negras y sucias”, indicó.

Reiteró que el hecho de que lo señalen a él como un freno a las reformas es una falta de respeto para los diputados, pues "están ellos en su oportunidad de revisar lo que el Senado ha aprobado, evidentemente no con el tiempo que tuvieron de haber recibido esta reforma aprobada en el Senado a sólo dos días de que terminara el periodo", y reiteró que una reforma "debe tener lugar en este país".

Respecto a si es el villano favorito, explicó; “yo no me considero como tal y pareciera que cuando se busca una excusa a algún resultado que se quiere tener y no lo hay, entonces empiezan a buscar culpables.

Creo que la proximidad que tenemos a la elección del 2012 hace que los ánimos políticos estén más encendidos, que haya mayor efervescencia política y yo he asumido públicamente que este es momento para que quienes tenemos responsabilidad pública nos conduzcamos en apego a ese mandato que hemos recibido de la ciudadanía", finalizó el gobernador Enrique Peña Nieto.