Evangelii Gaudium, el primer escrito del Papa

El Vaticano divulgó el primer gran escrito del Santo Padre argentino, quien exhortó a lo largo del texto a lograr una descentralización de la Iglesia, condenando el capitalismo voraz.
26 de noviembre de 2013      por Sergio Noriega        Sección Internacional Evangelii Gaudium, el primer escrito del Papa

La Santa Sede divulgó este martes el primer gran escrito del papa Francisco titulado Evangelii Gaudium, cuya traducción al español significa La alegría de la fe, un texto donde el Pontífice pugna por la descentralización de la Iglesia católica basándose en los acuerdos del Sínodo de Obispos del pasado mes de octubre.

El documento, publicado de manera oficial por El Vaticano, está constituido por 142 páginas y se convirtió en el primer escrito adjudicado en su totalidad al Papa argentino, debido a que la encíclica Lumen fidei fue redactada en su mayoría por su predecesor en el cargo, Benedicto XVI, reportó la agencia informativa Notimex.

"No es conveniente que el Papa reemplace a los episcopados locales en el discernimiento de todas las problemáticas que se plantean en sus territorios. En este sentido, percibo la necesidad de avanzar en una saludable descentralización”, estipula uno de los apartados del texto.

La estructura del escrito se basa en cinco capítulos fundamentales, a través de los cuales se realiza un análisis con lenguaje sencillo sobre las problemáticas que afronta la religión católica en la actualidad, además de acuñarse el neologismo “primerear” para referirse a la iniciativa de Dios en el encuentro con el ser humano.

Entre las ideas desarrolladas por el líder de la Iglesia católica sobresale su llamado para llevar las enseñanzas sagradas a toda la periferia existencial, la lucha por evangelizar a los sectores marginados y de escasos recursos, al mismo tiempo que lanza severas acusaciones contra el capitalismo voraz .

"El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada", enuncia.

El documento fue entregado por el pasado domingo a 35 personas durante la tradicional celebración litúrgica en la Plaza de San Pedro, donde se dio por clausurada el Año de la Fe, una festividad instaurada por el anterior pontífice.