A menos de un año de haberse creado, en este 2015 el Programa de Becas Alimenticias de la BUAP creció en casi 400 por ciento, para apoyar a más estudiantes con este recurso que se traduce en un mayor aprovechamiento académico.
 
Para el periodo de primavera 2015 suman 3 mil 100 los estudiantes beneficiados con becas alimenticias en la Máxima Casa de Estudios en Puebla, de acuerdo con datos de la Dirección de Acompañamiento Universitario de la Institución (DAU).
 
Este programa nació en el verano del 2014, periodo en el que se otorgaron 800 becas. Debido a su aceptación entre la población estudiantil, este año se incrementó el número de becas para beneficiar a más estudiantes de escasos recursos, quienes requieren de este apoyo para un mejor aprovechamiento en las aulas.
 
La titular de la DAU, María del Carmen Lara Muñoz, recordó que uno de los motivos que impulsó la creación del programa, fue el alto número de alumnos que llegaban a la universidad sin desayunar, lo que repercutía en su desempeño académico. Esto de acuerdo con un estudio realizado para tal efecto.
 
De esta manera, el Programa de Becas Alimenticias, a cargo de la DAU, forma parte de los esfuerzos institucionales por brindar una formación integral a los estudiantes de la BUAP, atendiendo no sólo la calidad académica, sino también aspectos emocionales y físicos que pudiesen repercutir en el buen término de su formación universitaria.
 
El principal objetivo es que los estudiantes estén mejor alimentados, para que tengan un mayor rendimiento escolar:
“un alumno mal alimentado será un estudiante de bajas calificaciones, que repercutirá incluso en el abandono de sus estudios”, comentó la doctora Lara Muñoz.
La beca alimenticia consiste en un desayuno o almuerzo. El primero fruta, jugo, huevo y yogurt, entre otras variantes; y el segundo carne, verduras y alimentos con alto valor en proteínas. Los carros donde se distribuyen estos alimentos están ubicados en las áreas de Ciudad Universitaria, Centro y Salud, de lunes a viernes, de 9:00a 13:00 horas.