IFAI pide información de ampolletas de alcachofa

El Instituto reconoció que se había brindando una deficiente atención a la solicitud y pidió a la comisión presente los oficios correspondientes.
11 de julio de 2013      por Staff Sexenio        Sección MediosNacionales IFAI pide información de ampolletas de alcachofa

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) deberá entregar el oficio a través del cual informó a la empresa “GN VIDA, S.A. DE C.V.”, que cualquier producto que contenga alcachofa no puede comercializarse como suplemento alimenticio, ya que tiene varios usos medicinales reconocidos y requiere de un registro sanitario.

Así lo instruyó el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) luego de que una particular solicitó información relacionada con la cancelación del permiso o autorización para comercializar las “ampolletas de alcachofa”, elaboradas por “Grupo Nutrivida+vida”; así como las razones por las que se consideraron nocivas para la salud.

En respuesta, la Cofepris declaró la inexistencia de la información. No obstante, proporcionó un oficio del 28 de noviembre de 2011, mediante el cual notificó a la empresa "GN VIDA S.A. de C.V." que los productos que contuvieran alcachofa debían tener un registro sanitario, por lo que no podrían ser comercializados como suplementos alimenticios.

Inconforme, la particular presentó un recurso de revisión ante el IFAI, que fue turnado a la comisionada María Elena Pérez-Jaén, en el que se cuestionó si se trataba de otro grupo o si hubo una equivocación, ya que la información solicitada era de las ampolletas comercializadas por el “Grupo Nutrivida+vida”.

La dependencia reiteró su respuesta y dijo que entregó esa información debido a la similitud en la denominación del producto, aún cuando no correspondía con la empresa de la cual se requirió la información.

Pérez-Jaén advirtió que la Cofepris publicó en 2011, un listado de los denominados “productos milagro” que fueron asegurados y que carecían de autorización para su comercialización, entre los cuales se encontraba el de la alcachofa en todas sus marcas, por lo que se recomendaba a la población desconfiar de los productos que decían solucionar o combatir enfermedades; así como, mejorar diferentes funciones corporales inmediatamente o en corto tiempo; o bien, de aquellos que contuvieran las leyendas “100% natural”, “de origen natural” y “elaborado con base en una sustancia de origen natural”.

Fuente: Milenio.