Clint Eastwood abochorna a republicanos

El legendario actor Clint Eastwood improvisó una broma durante la Convención Republicana, provocando una serie de burlas en las redes sociales por parte de otras personalidades del espectáculo.
31 de agosto de 2012      por María Teresa Peña Pérez        Sección Internacional Clint Eastwood abochorna a republicanos

El pasado jueves, antes del discurso de Mitt Romney en el cual aceptó la nominación republicana como candidato a la presidencia, el actor y director Clint Eastwood tomó el micrófono e inicio un presunto diálogo con una silla vacía simulando que en ella se encontraba el presidente Barack Obama.

Posteriormente, diversas personalidades del espectáculo criticaron la actuación del director de Million Dollar Baby en las redes sociales.

La actriz Mia Farrow, quien durante mucho tiempo fue inspiración y musa del director Woody Allen, escribió en su cuenta de Twitter :  

“¿Qué es esa cosa que Clint Eastwood acaba de hacer? ¿Cómo permitieron que eso sucediera?”.

De igual forma este viernes, el cineasta Michael Moore escribió en The Daily Beast al respecto:

"Clint Eastwood fue capaz de llevar ante decenas de millones de espectadores el principal mensaje de la Convención Republicana de este año: 'Somos delirantes y estamos desapegados a la realidad'. Gracias, Clint, nos arreglaste el día".

Asimismo, la estrella de Star Trek, Zachary Quinto, lanzó sus criticas en dicha red social:

"¿Se supone que Clint va a infundir confianza en los republicanos? Yo estoy legítimamente asustado de verlo hablando con un Obama imaginario", sostuvo.

Eastwood se encargó de improvisar el espectáculo en donde acusó a Obama de haber fallado en recuperar la economía dirigiéndose a una silla vacía. Poco después de lo ocurrido ya existía una cuenta en Twitter titulada @InvisibleObama, la cual alcanzó más de 54 mil seguidores en pocas horas.

Por su parte, el representante del actor, Leonard Hirshan, se negó a hacer comentarios acerca del tema, al tiempo que el Sindicato de Actores Estadounidenses (SAG) se deslindó de la polémica para no realizar comentarios políticos.