A una mujer le crecen uñas en vez de pelo

Una rara enfermedad hace que a Shanyna Isom, de 28 años de edad, le crezcan de sus folículos capilares uñas en vez de vello o cabello.
13 de agosto de 2012      por David Patiño Torres        Sección Internacional A una mujer le crecen uñas en vez de pelo

Después de sufrir una reacción alérgica que la dejó incapacitada para caminar y realizar normalmente sus actividades cotidianas, Shanyna Isom, de 28 años de edad y radicada en Memphis, Estados Unidos, ahora enfrenta un raro padecimiento que hace que de sus folículos capilares le crezcan uñas en vez de vello o cabello.

Aparentemente el factor desencadenante fue la ingesta de esteroides que le prescribieron luego de un ataque de asma. La reacción inmediata fue una tremenda picazón en todo el cuerpo, después aparecieron moretones y finalmente las uñas.

Me testearon con todos los medicamentes, de la A a la Z, y todo daba negativo. Hasta ahora, soy la única en el mundo con esta enfermedad”, declaró Isom a WAFB News.

Hasta el momento, los especialistas consideran que el exceso de esteroides pudo haber ocasionado una reacción alérgica severa que modificó el funcionamiento de los folículos en la piel de la joven.

La versión de los médicos del Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, donde Shanyna ha sido tratada desde el 2011, indica que los folículos pilosos de su piel producirían hasta 12 veces más células queratinizadas, en comparación con el folículo de una persona sana; debido a esto, el cabello y el vello corporal de la joven serían tan duros como las uñas.

Al momento de iniciar con los síntomas de su rara enfermedad, Shanyna no podía caminar ni sentarse debido al dolor que le producían las uñas en su piel, además, presentaba una severa comezón.

Era como una pesadilla, no sabíamos de qué se trataba. En la piel de Shanyna empezaron a aparecer costras negras, como si se hubiera quemado, y las uñas en la piel le crecían, largas, y luego se le caían, pero volvían a crecer”, declaró Kathy Gary, madre de Shanyna.

Ahora puedo caminar con la ayuda de un bastón, a veces por mí misma, y mi piel ya no tiene tantas costras”, afirmó Shanyna al referirse a su costosa estancia en el Hospital Johns Hopkins.

Shanyna Isom necesita al menos 17 drogas diferentes para controlar su enfermedad, por lo cual, su economía también sufre y se estima que sus cuentas médicas llegan al cuarto de millón de dólares.

Por esto, Shanyna ha creado la Fundación S.A.I., (por las iniciales de su nombre), la cual tiene como objetivo recibir donaciones de la gente que le sirvan para pagar sus cuentas médicas y ayudar a otras personas que presenten enfermedades similares. La fundación altruista recibe donaciones a través del Bank of America.