Durante la presentación del programa "Los árboles sí importan", de la Secretaría de Medio Ambiente y Servicios Públicos, el titular de esta dependencia, Alejandro Fabre Bandini explicó que desde el arranque de la administración municipal se ha construido un inventario de la masa forestal que existe en la ciudad, dando un total de más de 500 mil árboles, de los cuales, sólo han sido georeferenciados 15 mil, hasta el momento.

"Calculamos que hay entre 400 y 500 mil árboles públicos y los que están siendo resguardados por ciudadanos o que son privados, aún no los contabilizamos", aseveró el funcionario municipal. 

Explicó que 4 mil han sido derrumbados por tener algún tipo de plaga o enfermedad, y dijo que por lo menos cada año son podados aquellos que obstruyen el mobiliario público, es decir, que con sus ramas cubren el paso de la luz de las luminarias. 

Fabre Bandini, destacó que los residuos de la poda de los árboles, son utilizados para crear composta y también sirven para alimentar a los elefantes de Africam Safari -actividad que ha implementado por primera vez un gobierno municipal- "yo no se, si Blanca Alcalá realizó esta actividad, pero nosotros hacemos este proceso de reutilización", dijo. 

Explicó que los árboles son sometidos a diferentes procesos, algunos son podados, otros son derribados y otros son desrramados (el derrame consiste en eliminar las ramas vivas y muertas de un árbol). En ese sentido, los biólogos que se encuentra en la dependencia, son quienes evalúan que hacer con los árboles. 

Para ello, llevan un inventario con cinturones o bandas rojas y verdes, el primer color sugiere que deben ser derrumbados y el segundo color que deben ser podados. Pero en el caso de la poda, también existe diferentes tipos, como por ejemplo poda sanitaria, que se hace cuando el árbol esta enfermo y la poda de equilibrio que permite cortar sus ramas para que exista espacio. 

"La política que estamos llevando ahorita nos ayudará en zonas sumamente oscuras, por ejemplo Juan Pablo II a la altura de Las Animas, y muy fuertemente la 31 Oriente, con árboles que están en la ciudad, que se llaman laurel de la india, que tiene una fuerte masa forestal en las hojas y que obstruyen la luz de las luminarias y parece que no hay alumbrado, de ahí esa política sanitaria", concluyó.

RELACIONADAS

    ÚLTIMA HORA