Fueron despedidos más de 10 trabajadores del consorcio Flex-N-Gate USA (FNG), que se dedica a la elaboración de autopartes como bisagras, frenos de mano, pedales entre otras cosas, además de que la denunciaron por represión y ofrecer malas condiciones laborales a los trabajadores.

Una de las empleadas, Verónica Carreón quien llevaba más de 14 años en la compañía refirió que fue el pasado 7 de diciembre del 2011 cuando iniciaron los hostigamientos y despidos injustificados contra un grupo de empleados que venían exigiendo el cambio de la Secretaría General que encabeza Gonzalo Torres.

Las denunciantes aseguraron que no las liquidaron como corresponde, ya que por ejemplo, a quienes les correspondían 120 mil pesos, solo les ofrecieron 20 mil, por lo que el litigio legal sigue ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje estatal.

Ante las irregularidades en la empresa que está instalada en el Parque Industrial La Resurrección, se sumaron otros sindicatos y académicos en apoyo a los agraviados.

El sindicato de la industria automotriz  Volkswagen (Sitiavw), el de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) sección 03 Puebla, la Campaña Internacional contra los Contratos Colectivos de Protección Patronal en México (Ciccpp) así como académicos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), fueron algunos de los que se solidarizaron y respaldaron las exigencias de los obreros.

César Orta, coordinador de Relaciones Internacionales en el Sitiavw dijo en representación del gremio que el sindicato buscará dialogar con el patronato con el fin de solicitarles que exijan a su proveedora Flex-N-Gate no violar los derechos de los trabajadores.

Reconoció que la empresa  de autopartes es la principal que provee material a Volkswagen, por lo que consideró que es importante que si se mantiene en la cadena de producción ofrezca las condiciones para que los trabajadores no sean agraviados.

Cada uno de los representantes de los sindicatos y académicos tomaron la palabra para reprobar lo que está sucediendo en el interior de esa compañía.

“Son contadas las ocasiones que hemos podido impugnar la situación actual, debido a que siempre ha existido represión tal y como nos sucedió a nosotras al intentar levantar la voz por un cambio en los asuntos que nos afectaban”, dijo otra de las despedidas.

Advirtieron que llegarán hasta las últimas consecuencias y que no cederán aceptar parte de lo que les corresponde como se les ofrece.