El Tesorero Municipal, José Manuel Janeiro aseguró que la calificación crediticia que le dio al municipio de puebla la firma Standar & Poor´s, donde le asignó una perspectiva positiva y estable, lo que posibilita mayor oportunidades de inversión, es producto de las buenas finanzas realizadas por el gobierno de Eduardo Rivera Pérez.

Comentó que en administraciones municipales anteriores no "todos los dineros entraban a caja" y puso como ejemplo lo que sucedió en la gestión de Blanca Alcalá Ruiz, quien únicamente logró recaudar por multas de tránsito 18 millones de pesos en 2010, cuando el actual gobierno municipal pretende obtener por este concepto 40 millones de pesos para este año y en 2011 rebasó la cifra de la ex alcaldesa.

Sin embargo, el logró de la administración "Riverista" por mantener un potencial equilibrado en su presupuesto, también tiene factores que contrarrestan sus fortalezas, detalló Standar & Poor´s. Entre sus debilidades se encuentran un nivel de ingresos bajo en relación con sus pares nacionales que tienen la misma categoría de calificación.

Además de la falta de un sistema de pensiones que sea sustentable a largo plazo, en este punto, Janeiro señaló que llevar a cabo este procedimiento es un "reto importante" ya que no se trata de algo a corto plazo, por lo que es posible que no se realice en esta trienio.

A pregunta expresa de cuáles fueron las omisiones del gobierno anterior, el tesorero explicó que se trató de un conjunto de prácticas, que ahora están modificándose para  acrecentar el potencial de las arcas municipales. Como ejemplo,  recordó la cantidad que ahora ingresa por las multas de tránsito y que antes se perdía. 

Luego de que  Standar & Poor´s diera su visto bueno a la capital poblana por mantener una prudente política de financiamiento, se le cuestionó al tesorero cuál sería el siguiente paso que tomaría el Ayuntamiento, a lo que éste respondió que no se prevé la solicitud de un nuevo préstamo.

Vale recordar que el 01 de junio de 2011 se aprobó la solicitud de una linea de crédito bancaria por 200 millones de pesos para proyectos de seguridad pública, gasto social y de operación, servicios públicos, infraestructura en mercados, entre otros. Préstamo que será pagado por el gobierno municipal este y el siguiente año a Banorte.