En pocas horas tiendas departamentales y comercios establecidos abrirán sus puertas para recibir a miles de clientes en este evento comercial, que llega ya a su novena edición. En 2011 participaron aproximadamente 40 mil empresas y se obtuvo una derrama económica por 39 mil 800 millones de pesos. En la próxima edición participarán 175 mil empresas y se esperan ventas por 120 mil millones de pesos, de acuerdo con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), con un total de venta estimado en 727 mil 900 millones en nueve años ¡Impresionante!

Ante esta explosión de flujo de efectivo y de transacciones electrónicas, la delincuencia se hace presente y se convierte en “Un Mal Fin” para miles de usuarios y, desde luego, para los establecimientos que registran pérdidas ante diversas modalidades de robo durante este periodo.

La práctica más común para sustraer artículos de los negocios es el llamado “robo hormiga”. ALTO México, empresa dedicada a abatir este modus operandi, dio a conocer datos sobre los reportes de delitos, su incidencia y las formas de operación de la delincuencia en el país. Los estados que encabezan la lista son Nuevo León, CDMX, Estado de México y Puebla. Son las pantallas y celulares la elección predilecta, al registrar un alza de hasta 170% en el robo, seguido de los drones con 100% y la juguetería alcanza 85%. Es aquí donde a través de una sencilla comparación, nos damos cuenta de cómo en tan poco tiempo las elecciones por parte de quienes aprovechan esta efervescencia para robar han cambiado sustancialmente.

El reporte de ALTO México presentado en 2017 pintaba otro panorama y otras necesidades. Aunque el robo de pantallas ya presentaba los mismos niveles de incremento, 177%; los artículos robados son totalmente ajenos a la tendencia que existe hoy en día. Las muñecas, los juegos de mesa y los artículos deportivos eran los más sustraídos de los aparadores, incluso esto se relacionó con la cercanía a la época navideña.

¿Cómo es que se pasó de robar muñecas a dispositivos móviles? Lo descrito comprende el lado de la oferta en la economía de El Buen Fin, ahora vamos con quien demanda: la población.

Quienes compran también son alcanzados por la delincuencia. Incidentes como el robo de cartera, el asalto en el cajero automático, robo de pertenencias, el cristalazo y hasta fraudes y extorsiones telefónicas suceden mucho más de lo que nos imaginamos. En el escenario actual, la cultura de la prevención es importante y por ello en el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del Estado compartimos unas breves sugerencias para reducir riesgos durante este fin de semana al realizar las compras.

Por un lado, al acudir al establecimiento se sugiere realizar una lista previa de compras y los lugares donde serán adquiridas; de preferencia ir en compañía de una familiar o amistad, nunca a solas. No portar cantidades elevadas en efectivo; portar con discreción las pertenencias como relojes, carteras o celulares. Usar la cajuela para almacenar las compras y preferir estacionamientos de cuota. Ante todo mantenerse alerta y atento al ambiente en cada uno de los lugares a los que asistamos.

Si se ha decidido comprar en línea entonces invitamos a considerar lo siguiente: antes que cualquier cosa hay que conectarse a redes Wi-Fi seguras y no públicas; verificar la seguridad de los sitios y pedir recomendaciones a conocidos sobre su experiencia de compra. Evitar las compras derivadas de correos electrónicos que contengan ofertas llamativas, cambiar contraseñas de ingreso a cuentas de sitio en línea antes y después de las compras, así como apoyarse en las alternativas de seguridad de la banca en línea con la que se cuente.

Ejercer un consumo responsable es importante. Evitemos manifestar en nuestros círculos socio-digitales el monto que pensamos destinar e incluso los bienes que pensamos adquirir. La prevención es un elemento importante para evitar ser víctimas de la delincuencia, pero más importante es cuidarnos entre todas y todos.