La llegada de Evo Morales a México ha desatado mucha controversia dentro del país y muchos aplausos fuera del país. ¿Por qué?, por una parte, muchas personas ven como López Obrador acepta traer desde Bolivia a un estadista que se ha querido reelegir, él mismo cambio las leyes para que esto así fuera, y al comprobársele que hubo fraude, el mismo ejercito le ha pedido que renuncie. La Policía y las Fuerzas Armadas le han pedido a Evo que deje la presidencia, su mandato terminaba en enero 2020, para evitar que haya caos en esa nación. Fuera de México, AMLO es visto como héroe al aceptar a un perseguido político. "Muchas gracias por salvarme la vida", fueron las primeras palabras de Evo al llegar a México después de un periplo que se hacía eterno al no tener permisos necesarios para volar ciertos espacios aereos. 

Evo Morales llegó a tener en Bolivia la popularidad equiparable a la de Andrés Manuel López Obrador en México. Fue ganador de tres contiendas electorales desde su llegada en 2006. En 2016 quiso someter a consideración del pueblo boliviano una presidencia donde él se perpetuará en el poder sin necesidad de elecciones. Algo así como la escuela de Fidel Castro en Cuba. Y en ese momento su popularidad se fue en picada. Esa necedad de querer ser eterno presidente provocó una fractura en sus seguidores. Ya no se le veía igual. El quiebre estaba dado. Elena Poniatowska escribió en estos días en Twitter: ¿Por qué los presidentes de la república quieren eternizarse en el poder? ¿Por qué insiste Evo Morales en creer que no hay nadie más que él? Elenita tiene razón. Eternizarse en el poder nunca se verá con buenos ojos. 

Se comprobó que Evo cometió fraude en su cuarto intento por permanecer en el poder. En muchos países existe la reelección indefinida, en otros solo una vez más como el caso de Estados Unidos donde un presidente puede quedarse por dos periodos de cuatro años. En México la reelección es algo que se borró gracias a la Revolución Mexicana. De hecho, hasta el día de hoy, el eslogan de Francisco I. Madero "Sufragio efectivo, no reelección" es el emblema con el que navega nuestro país. Hay personas que piensan que AMLO quiere quedarse más tiempo en el poder, pero él mismo lo ha negado varias veces. Evo Morales, amigo de AMLO, aceptó venir a México ya que el gobierno de la 4T lo ofreció y él lo acepto. México tiene una historia muy vasta en cuanto el asilo a políticos que huyen por temor a su vida como es el caso del otrora presidente boliviano. 

La llegada de Evo divide opiniones. Se dice que no hay dinero para muchas cosas, pero si para traer en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana a Evo ya que su vida estaba en peligro. Evo tendrá en México la seguridad que Bolivia no le ofrece. Este podría ser el fin de la carrera de un presidente que era seguido por las masas, que luchó contra lo establecido, pero que forzó la ley para eternizarse en el poder, cometió fraude al puro estilo "se cayó el sistema" y el pueblo se cansó y pidió su renuncia y lo lograron. Lo que vaya a pasar en México solo el tiempo lo dirá. Aún queda la duda si en Bolivia hubo golpe militar o no, lo que sí es un hecho es que las fuerzas militares, la policía y el pueblo ya no querían a Morales en el poder. México ha quedado bien ante el mundo al ayudar a un perseguido político, aunque en casa el horno no está para bollos. 

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28